Tres años de pena suspendida a odontólogo que casi mata a su pareja

SENTENCIA EMITIDA POR PRIMER JUZGADO UNIPERSONAL DE HUÁNUCO

Que tal justicia para una joven que estuvo a punto de morir en manos de su enamorado. El odontólogo Ricardo Antonio Vega Cavero, fue sentenciado a tres años de pena suspendida y al pago de 2 mil soles por concepto de reparación civil a favor de la psicóloga Maximiliana Celis Victorio tras ser hallado culpable del delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de lesiones leves. La benevolente condena dejó sorprendida a más de una persona que seguía de cerca el caso, que en abril del 2018 fue presentado como tentativa de feminicidio.

Pese que en el protocolo de pericia psicológica número 6780 practicado el 4 y 16 de mayo del 2018 concluye que a la fecha de la evaluación la agraviada presenta indicadores de afectación psicológica con relación a los hechos materia de investigación; tiene factores de riesgo y sugiere valoración de secuelas de daño psíquico, extrañamente otro certificado médico legal post-facto (ampliación de reconocimiento) 10621 concluye: “según los documentos presentados las lesiones que muestra la peritada no comprometieron algún órgano vital o pusieron en peligro su vida”.

Este último certificado fue tomado en cuenta por la Quinta Fiscalía Penal Corporativa de Huánuco para variar la tipificación del delito de intento de femicidio por lesiones leves y en mérito a este documento, el exdirector de la Micro Red de Salud de Chavinillo, fue condenado a pena suspendida e inhabilitado para ocupar cargo público por un año. También deberá cumplir reglas de conducta, entre las que está no acercarse ni tratar de comunicarse con la agraviada.

La sentencia número 22 será apelada por la fiscalía, debido que en su acusación solicitó cinco años de cárcel efectiva, pero el juez Ebert Quiroz Laguna, al explicar su motivación por una pena suspendida, valoró que el investigado no tenía antecedentes, hecho que atenuó la pena y otro es que la agraviada no era su conviviente, sino su enamorada.

Advertisement

CASO. La madrugada del 15 de abril del 2018, cuando la pareja de enamorados regresó a su apartamento ubicado en el jirón Huánuco 1004 tras participar en una reunión social con unos amigos, Vega Cavero, golpeó salvajemente a Celis Victorio, quien producto de los golpes habría perdido el conocimiento, pero el ahora sentenciado abrió la ducha para echarla agua y despertarla. Mientras la golpeaba, la insultaba con palabras denigrantes para una mujer.

Aprovechando que su agresor salió del baño, la psicóloga cerró la puerta para luego llamar a sus familiares y pedir auxilio. “Apúrense me va a matar”, decía parte de los mensajes que Maximiliana escribió a su prima Katherine Celis. Uno de los policías que acudió al llamado de emergencia también declaró ante la fiscalía y detalló las lesiones visibles que presentaba la agraviada. “La fémina que me abrió la puerta era Maximiliana Celis Victorio, estaba llorando, tenía la cara hinchada, el labio partido, estaba sangrando por la nariz y señaló a la persona que estaba en el lugar y fue identificado como Ricardo Antonio Vega Cavero”, dice parte de la declaración.

Un detalle que al parecer no fue tomado en cuenta por la fiscalía al momento de realizar la acusación, son los restos de sangre hallados en los servicios higiénicos, hecho que prueba la salvaje agresión.

Algo más +

El 15 de octubre del 2019, el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Huánuco dispuso la inmediata liberación de Ricardo Vega Cavero, debido que había cumplido los 18 meses de prisión preventiva dictada a pedido de la fiscalía.

Advertisement

Leer Anterior

Consejo Regional espera presencia de Juan Alvarado en próxima sesión

Leer Siguiente

Adolescente desaparecida fue hallado en la represa de Chaglla