“NO QUISE MATARLA”

“Me dolía lo que hice y todos los días regresaba al pozo a pedir perdón”

Trinit Bautista intentó mostrar arrepentimiento durante la audiencia de prisión preventiva. Fue encarcelado en el penal de Potracancha.

“Mi intención no era matarla, me ganó el impulso, la verdad quería encontrarme con la persona que molestaba a mi esposa, porque en una oportunidad me contó que quería dejar a mi hijo con su abuela e irse con él. Quería conversar y se me pasó la mano. Nunca quise hacerle daño”, dijo Trinit Bautista Rosas en la audiencia de prisión preventiva desarrollada ayer en la tarde en la sede principal de la Corte Superior de Justicia Huánuco.

En los más de siete minutos que habló, el mototaxista dijo que a escondidas veía a Damaris Senayda Rojas Suárez. “A los 15 días que salí del penal volví a encontrarme con ella, nos veíamos a escondidas porque su papá no aceptaba nuestra relación. Llevaba su almuerzo todos los días, incluso su mamá sabía de nuestra relación porque en una oportunidad fuimos a pasear a Ambo y me dijo que mi esposo no debe saber porque no acepta la relación de ustedes”, explicó el investigado por la presunta comisión del delito de secuestro con subsecuente muerte en agravio de la enfermera.

Asimismo, refirió que alquiló la casa en Colpa Baja para encontrarse con su esposa. “Vamos estar juntos me decía y por eso estaba juntando su dinero, me contaba que pagaba a su mamá por cuidar a su hijo. Llevaba su almuerzo, la llevaba en la mañana a su trabajo, la recogía y luego nos íbamos al cuarto y cuando estábamos ahí su papá llamaba, pero decía que ya estaba yendo. Nuestra relación fue escondida”, reveló el mototaxista al tiempo de informar que el problema que tenía era con la persona que estaba saliendo su esposa y no con Damaris.

Contó que tomó una foto a la enfermera cuando estaba en la habitación en Colpa Baja para enviar a la nueva pareja de Damaris. Indicó que tras perpetrar el crimen y arrojar el cuerpo al pozo, regresaba al lugar casi todas las noches para pedir perdón a la madre de su hijo. “Intenté suicidarme en dos oportunidades, incluso mi suegro me había encontrado un día miércoles junto al pozo. Me dolía lo que había hecho, decía que se levante y me perdone por lo que había hecho”, declaró.

PRISIÓN. Luego de escuchar los fundados y graves elementos de convicción presentados por el fiscal, la defensa del abogado que cuestionó la tipicidad del delito indicando que no hubo secuestro, porque Damaris subió al trimóvil voluntariamente y que la muerte fue una situación circunstancial y la autodefensa del investigado, el juez resolvió declarar fundado el requerimiento de prisión preventiva por nueve meses contra Bautista Rosas.

El magistrado explicó que, si bien el abogado del detenido niega que hubo secuestro, las diligencias preliminares hacen prever que Trinit dopó a la madre de su hijo para trasladarla hasta Colpa Baja, donde finalmente la asesinó. “El dar de beber pastillas diazepam para restringir el derecho a la libertad de la agraviada, son sospechas graves contra el imputado”, dijo el juez. Luego de explicar que cumplían los tres requisitos para darse la prisión preventiva, dispuso a la policía trasladar al detenido al penal de Potracancha.

Al final de la audiencia, el juez Iván Aguirre Antonio, exhortó al fiscal Herbert Ollague Rojas, tener mayor control con el personal policial y de su despacho porque en la carpeta que presentó existen una serie de errores, entre ellos una duplicidad de actas con el mismo contenido, pero con diferente horario y de persistir estas deficiencias, el juez advirtió que podría terminar en nulidad.

FISCALÍA. En los 35 elementos de convicción sustentados por el representante del Ministerio Público, no presentó los antecedentes penales de Trinit Bautista Rojas, quien en junio del 2018 fue encarcelado acusado de intento de feminicidio en agravio de su esposa e hijo, pero cinco meses después salió en libertad luego que el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Huánuco varió la prisión preventiva por comparecencia con restricciones.

Este detalle fue advertido por el abogado al momento de exponer sus argumentos de defensa al indicar que su defendido no tenía antecedentes penales, hecho que llamó la atención de las personas que seguían de cerca la audiencia pública, porque es de conocimiento público que Trinit en una primera oportunidad ya había atentado contra la vida de Damaris y su pequeño, pero gracias a una resolución judicial salió en libertad y diez meses después, secuestró y mató a su víctima, provocando indignación en sus parientes y ciudadanía.

CASO. En la audiencia que duró casi cuatro horas, el fiscal presentó el caso desde que Damaris salió de su centro de trabajo, ubicado al frontis del hospital de contingencia el 1 de setiembre a las 7:25 de la noche. Tras el hallazgo del cuerpo en un pozo de agua que ocurrió 14 días después, la policía y fiscalía recopiló datos para corroborar con la declaración del mototaxista y para ello fueron llamados a declarar en calidad de testigos las personas con quienes Damaris sostuvo comunicación antes de ser asesinada, entre las que están sus hermanos (Richard y Alfredo), su amiga Lourdes Flores León, Alberto Aquilino Japa, etc.

Algo más +

El fiscal explicó que Trinit dopó a Damaris y tras descubrir mensajes con otra persona la mató y con la finalidad de deshacerse del cuerpo intentó quemarla, al no lograr la arrojó de cabeza al pozo para luego cubrir con tierra que llevó de otro lugar para evitar levantar sospechas.

Leer Anterior

Sancionados estaban a cargo de la obra del colegio Hermilio Valdizán

Leer Siguiente

Encarcelan a hijo de regidor que mató a su compañero de trabajo

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *