Denuncia sobre gestante descuartizada y quemada fue hecha en Tingo María

Milena Tapullima Magipo (31) es la víctima número 22 de feminicidio en lo que va del 2019. Su cuerpo descuartizado y quemado fue hallado dentro de un cilindro que estaba a punto de ser enterrado en la cima del cerro del Asentamiento Humano Juan Pablo II, en el distrito de San Juan de Lurigancho, Lima.

Pese que la gestante estaba desaparecida desde el 18 de diciembre del 2018, su mamá identificada como Tulia Magipo Tapullima (57) reportó el caso a la comisaría de Tingo María recién el 24 de febrero del 2019, después de dos meses. La denunciante refirió a la policía que el principal sospechoso de la misteriosa desaparición de su hija era su pareja identificado como José Luis Ramírez Ramírez (34) con quien supuestamente viajó de Lima a Tingo María con la intensión de rehacer su vida.

HALLAZGO. Los deudos de la víctima de feminicidio informaron que hasta el 6 de febrero tenían comunicación a través de mensajes de texto y WhatsApp con Melina quien les informó que su pareja había comprado 30 hectáreas de terreno en Tingo María para hacer plantaciones. Luego dejó de comunicarse a través de su celular 960954422, solo respondía con mensajes indicando que todo estaba bien, pero el instinto de madre la hizo sospechar que algo mal estaba pasando por lo que regresó a Lima y decidió ir a la casa en San juan de Lurigancho.

Al llegar al predio sorprendieron a José Luis quemando restos de una persona dentro de un cilindro, por lo que su esperanza de hallar con vida a su hija terminó disipándose. Ella exige la máxima pena para el responsable de la muerte de su hija.

CAPTURA. El Ministerio del Interior informó que en menos de 24 horas la policía pudo capturar a José Luis Ramírez, principal sospechoso de la desaparición y muerte de Melina Tapullima, quien trabajaba como operaria en una fábrica industrial de San Juan de Lurigancho.

Para su familia, el móvil del feminicidio sería económico, porque José Luis Ramírez hasta en tres oportunidades intentó cobrar diez mil soles que la empresa entregó como parte de su liquidación, pese que tenía el cheque firmado por Melina, el banco no quiso entregar el dinero sin la presencia de la titular del DNI.

ALGO +

José Luis Ramírez les hizo creer a la familia que vivía en Tingo María y no quería comunicarse porque le estaba chocando su embarazo.

Advertisement

Leer Anterior

Contrataran 50 médicos y 50 enfermeras para ‘Salud comunitaria y familiar’

Leer Siguiente

Conductor es sindicado de secuestrar a una menor