VIDA Y OTRAS CUESTIONES: Sadith Vela C.

 

ENTRE NACER Y MORIR

([email protected])

Es curiosa la vida, nuestra creación empieza dentro de un vientre y terminamos convertidos en polvo, un hecho natural que nos cuesta aceptar. Nietzsche, decía: “El precio que se paga por vivir es la muerte”. Vida y muerte no pueden existir solas, ambas se complementan. Por eso lo mejor que podemos hacer, es llevarnos bien.

Cuando nacemos, somos insertados dentro de una familia, sociedad y cultura, sin opción a elegir, entonces tenemos que adaptarnos, a las reglas, las costumbres, tradiciones, etc. Parece simple, pero no lo es, es un gran reto, por ejemplo, al anochecer y despertar sanos/as y salvos/as, o al celebrar los cumpleaños cada año, le rendimos homenaje a nuestras vidas y nuestras luchas.

Para vivir, necesitamos amar, soñar y negociar, la tarea no es fácil, teniendo en cuenta que somos seres humanos imperfectos, y en esta época ruin es más difícil aún, como decía Julio Cortázar: “Somos tan complicados, nosotros, tan llenos de misteriosos resortes, de resonancias secretas, de alianzas y hostilidades, de encuentros y desencuentros… Jugamos un ajedrez casi demoníaco y maravilloso”. En la vida aprendemos, crecemos y nos descubrimos.

Toca concentrarnos para iluminarnos y que esa serena alegría nos lleve de etapa en etapa, siempre en ascenso espiritual, intelectual y material, enamorarnos minuciosamente de nuestras existencias, como en la niñez, y continuar descubriéndolo todo. Sentir orgullo, de lo lejos que hemos llegado, incluso de lo mal que nos ha ido, porque eso nos ha ayudado a crecer. Y no olvidemos sonreír, porque estamos orgullosos/as de nosotros/as mismos/as y de la persona en la que nos hemos convertido.

Nadie es perfecto, en lo absoluto, siempre estamos causando sorpresas, lo importante es mantener los respetos necesarios para no ofender, y en cada detalle que la vida nos regala, tenemos el deber de darnos siempre la oportunidad de aprender.

Es humano, que no siempre estemos dispuestos a regalar lo mejor de nuestras existencias, porque quizá estemos algo agobiados/as, o que necesitamos tiempo para pensar y reflexionar, que eso no nos desanime frente a las personas con las cuales compartimos, esa persona está en algún lugar, aprendiendo a soportarse, a ser más feliz y mejor.

Y, para terminar, como amo a Walt Whitman hasta el plagio, les digo que nos adoremos sin límites, hay tantas cosas en nosotros y todas son deliciosas, es tan grande ser mujer, como ser hombre. Que la vida no nos pase, sin que la vivamos.

Leer Anterior

1320 adolescentes se convirtieron en madres este año

Leer Siguiente

Notario juramenta como nuevo regidor provincial de Huánuco

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *