Sentencian a cuatro años e inhabilitan a trabajadores del hospital por colusión

El Cuarto Juzgado Penal Unipersonal de la Corte Superior de Justicia de Huánuco condenó a cuatro años de pena privativa de libertad suspendida, bajo reglas de conducta, a tres trabajadores del Hospital regional Hermilio Valdizán y al apoderado de la empresa Albis SA, por la comisión del delito de colusión simple.

Se trata del caso de la adquisición irregular de reactivos de bioquímica para el servicio de laboratorio del referido nosocomio en el año 2013, cuando Cosme Torres Janampa se desempeñaba como director administrativo; jefe de la Unidad de Logística, William Estrada Muñoz; Silvia Olivas Figueroa, responsable del Área de Adquisiciones de la Unidad de Logística. El cuarto involucrado es el apoderado de la empresa Albis SA, José Carlos Álvarez.

Según el fallo judicial emitido por el juez Anticorrupción, Luis Pasquel Paredes, el acusado  Torres Janampa fue sentenciado como autor de colusión simple; mientras que Estrada Muñoz, Olivas Figueroa y Carlos Álvarez, como cómplices del mismo delito.

El fallo también dispone la inhabilitación para los cuatro sentenciados, por el periodo de dos años y seis meses, durante el cual no podrán “ejercer función, cargo o comisión, aunque provenga de elección popular y para obtener mandato, cargo, empleo, o comisión de  carácter público”.

Según la acusación fiscal y por el cual fue sentenciado, Torres Janampa es autor del delito de colusión simple al haber concertado con el representante de la empresa Albis SA, José Carlos Álvarez, para defraudar al Estado, en razón que suscribió el contrato n°. 027-2013 del 23 de mayo del 2013 denominado “Adquisición de reactivos de bioquímicos para el servicio de laboratorio del Hospital Regional Hermilio Valdizán” por el monto de 66 mil 669 soles, fuera del plazo legal establecido y pese a que el Consorcio Albis S.A. Labin Perú S.A. había perdido la buena pro.

Para el caso, Carlos Álvarez, de manera irregular en forma extemporánea presentó los documentos de su empresa, entre ellos también factura y guía de remisión para lograr ingresar los reactivos químicos al hospital el 1 de junio del 2013, fuera de los plazos.

Como cómplices, fueros acusados y sentenciados Estrada Muñoz y Olivas Figueroa, porque el primero elaboró el contrato, y la segunda suscribió la orden de compra y guía de internamiento, pese a tener conocimiento que el Consorcio Albis – Labin había perdido la buena pro.

Leer Anterior

Nuevos alcaldes y regidores ofrecen trabajo arduo en la siguiente gestión

Leer Siguiente

Madre de tres hijos muere electrocutada

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *