El dilema de la Undar, su denominación no dice que es universidad de música

Los antecedentes de esta casa de formación musical que logró un importante posicionamiento en la región y el país, se remontan a 1958 cuando fue creado como Escuela Superior de Música Daniel Alomía Robles, hace  60 años, durante el Gobierno  de Manuel Prado Ugarteche.

Luego tomó la denominación de Instituto Superior de Música Público Daniel Alomía  Robles de Huánuco, el miso que a través de la Ley n.º 29458 es incorporado en la Ley      Universitaria n.° 23733, confiriéndole la facultad de otorgar grados académicos y títulos profesionales (22 de noviembre  de 2009).

Finalmente, es la Ley n.º 30597 que en junio del 2017, le da la denominación  de  Universidad Nacional Daniel Alomía Robles (Undar), que en estos momentos, en el que están en una etapa de adecuación, está causado una incertidumbre y no es de beneplácito de la comunidad universitaria.

Los estudiantes que iniciaron sus protestas desde el 5 de noviembre, además por desacuerdos con el accionar de la comisión organizadora, exigen que se rectifique el nombre como “Universidad Nacional de Música Daniel Alomía  Robles”, con el fin de rescatar su identidad y trayectoria  de muchos años, en honor al consagrado compositor y músico huanuqueño, cuya obra  inmortal El Cóndor Pasa, hoy es patrimonio cultural de la Nación.

 

Estudiantes protestan

Marco Galarza, dirigente estudiantil de la Undar, dijo que los estudiantes están indignados con esta “cajita de pandora” que está resultando el cambio de denominación. “Recién nos enteramos todo que estaban sancochando”, expresó en una conferencia de prensa que ofrecieron ayer.

El representante refirió que han empezado con sus reclamos por algo no tan significativo que es cambio de miembros de la comisión organizadora, pero están descubriendo que los hechos son mayores, y por eso están pidiendo el apoyo de las autoridades y la ciudadanía, para revertir el daño que pretenden hacer a una institución con 60 años de historia.

“Los alumnos estamos creyendo que es una universidad de música, pero el presidente de la comisión nos dijo que ya dejamos de ser una institución musical, y que nuestro destino se decidirá en una asamblea universitaria que sería recién en cinco o seis años”, refirió Galarza.

Señaló que la denominación como universidad nacional, dejó abierta la posibilidad para que abran otras carreras profesionales. “Lo grave es que en estos momentos, nosotros ni siquiera somos universitarios, porque la ley no nos reconoce según la comisión, no somos del tercio estudiantil, no tenemos derecho a reclamar, no estamos considerados en el estatuto”, mencionó el dirigente.

Agregó que sus exigencia ahora es que se rectifique la denominación como “universidad de música”, porque solo así devolverán la esencia e identidad.

Por su lado, Toni Chacón Mori, delegado general de los estudiantes consideró que la congresista Karina Beteta –promotora de la ley de conversión de instituto a universidad- los engañó, porque a ellos siempre les dijeron que es una universidad de música cuando estaban pensando en abrir nuevas carreras profesionales. “Acá hay posiblemente un manejo político con intereses particulares”, manifestó.

Acusó que en el accionas de los miembros de la comisión organizadora que preside Santos Salvador Blanco Muñoz, no hay transparencia, porque están actuando en forma unilateral, sin llegar a consensos con los alumnos y docentes, sin informar del proceso, prueba de ello es que aprobaron el estatuto de manera interna, con una direccionalidad que no tiene que ver con una universidad de música

Otros estudiantes, denunciaron represalias y condicionamientos por parte de miembros de la comisión organizadora y docentes en contra de los dirigentes y estudiantes que están participando en la protesta.

 

Denominación puede rectificarse

El presidente de la Comisión Organizadora de la Undar, Santos Salvador Blanco Muñoz, consideró que hay puntos razonables que sostienen los estudiantes, sin embargo, desde que fueron incorporados a la Ley Universitaria en el 2009, tuvieron la oportunidad de elegir su tercio estudiantil, además conformar su federación y otras organizaciones; ahora deben hacerlo ajustándose a las normas de la Sunedu.

Respecto a la denominación, señaló que en el proyecto decía “Universidad Nacional de Música Daniel Alomía Robles”, pero al momento de aprobar la Ley en el Congreso, le quitaron el termino música. “La comisión está consciente que no sería recomendable que se convierta en una universidad general, sino de música”, dijo.

Consultó sobre el particular a la Sunedu y le indicaron que se puede hacer una iniciativa legislativa para que el Congreso adicione ese término de “música”. Anunció que conformarán una comisión para elaborar ese proyecto.

Blanco Muñoz agregó que el impasse no solo es la denominación, sino el presupuesto. “La iniciativa de convertir en universidad fue inteligente, hay que trabajar intensamente para logra el licenciamiento, pero es muy exigente, y con el presupuesto asignado no alcanzaría ni para iniciar”, resaltó.

EN CIFRA

8

millones de soles es lo que requieren para trabajar en el licenciamiento de la Undar, cuyo requerimiento fue enviado a la Comisión de Presupuesto del Congreso.

Leer Anterior

Alianza UDH jugaría de visita en pésimo estadio de Talara

Leer Siguiente

En Huánuco hay 25 quebradas en zonas con densidad poblacional

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *