Taxista de 63 años acusado de violar a su hija es condenado a cadena perpetua

Fernandino Quispe Morales (63) fue condenado a la máxima pena de cadena perpetua tras ser hallado responsable del delito de violación sexual en agravio de su hija de 11 años. La sentencia número 84 fue emitida el 20 de junio por el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de Huánuco, cuyos magistrados por unanimidad resolvieron condenar al taxista que está detenido en el penal de Potracancha desde octubre del 2021.

Asimismo, Quispe Morales, quien debe ser sometido a un tratamiento terapéutico deberá pagar una reparación civil de 5 mil soles de reparación civil a favor de su hija que a la fecha tiene 19 años.

CASO. Según los documentos que forman parte del expediente del caso; la madrugada del 7 de enero del 2015 cuando la menor de 11 años estaba durmiendo en el segundo piso de su casa ubicada en el sector de Rosavero, poblado de Yanag, distrito de Pillco Marca, ingresó su papá (Fernandino Quispe), tapó su boca la cargó en sus brazos y la llevó a su habitación, donde la hizo echar en su cama para luego quitarle la ropa y atacarla sexualmente.

Producto de la agresión sexual, la menor habría empezado a sangrar por lo que fue al baño a lavarse, pero como el sangrado seguía una de sus hermanas preguntó que había pasado y es donde la niña dijo que había sido violado por su padre que estaba en su cuarto. Consternados por lo sucedido, sus hermanas despertaron y al peguntar nuevamente, la menor sin titubear dijo, que ‘fue papá’. Incluso aseguró que no era la primera vez, dijo que para el día del padre del 2014 su papá también había abusado de ella y para evitar que cuente, entregó dinero.

Debido a que el sangrado no paraba, la menor fue trasladada al Hospital Regional Hermilio Valdizán, donde el médico que la atendió diagnosticó desgarro vaginal por violación sexual, por lo que dos días después de la emergencia fue sometida a una operación denominada “reparación quirúrgica sutura hemostática”, esto debido que el sangrado no podía ser controlado. En la pericia psicológica evidenciaron que la niña presentaba afectación emocional, por lo que la especialista sugirió terapia psicológica especializada y no revictimizarla.

¿INOCENTE? En el juicio oral, Quispe Morales, negó haber abusado de su hija y dijo que no entendía la razón de la acusación, porque, siempre trabajó para que sus 12 hijos sean personas de bien. “No entiendo doctora, tanto he trabajado por ellos, yo trabajaba de las 5 de la mañana hasta 7, 8 de la noche con el fin de tenerles bien, hice una buena casa, compré cosas, luchaba duro como un padre responsable, y lo que está pasando es un dolor grande, orando al señor pido misericordia por mí”, dijo.

Por su parte, la agraviada, que a la fecha tiene 19 años, pidió a los magistrados declarar para retractarse de su entrevista única dada en Cámara Gesell en el 2015 aduciendo que el 7 de enero del 2015 no sufrió violación sexual por parte de su padre, sino que esa noche salió a escondidas de su casa con su amiga de nombre Yejabi, el enamorado y un amigo. Dijo, que a bordo de un trimóvil fueron a una fiesta de ‘Los Negritos de Huánuco’ en Yanag, luego al campo deportivo para bebe vodka y es donde habría sido abusada por unas personas.

Al regresar a su casa y ver que estaba sangrando no tuvo mejor idea que acusar a su padre de violación, esto debido que tras la muerte de su madre, Fernandino había iniciado una nueva relación con la que no estaba de acuerdo.

Dicha declaración no fue tomada en cuenta por los jueces al momento de emitir la sentencia y será la Sala Penal de Apelaciones que resuelva el recurso de apelación presentado por la defensa técnica del taxista sentenciado.

ALGO +

Según la fiscalía que investigó el caso, Fernandino Quispe estuvo recluido en el penal de Potracancha, tras ser denunciado por agredir sexualmente a otra de sus hijas.

Leer Anterior

Seis investigados de ‘Los Intocables’ se acogen a la conclusión anticipada

Leer Siguiente

San Juan, la fiesta más importante de la Amazonía peruana