Reclamar el atropello y muerte de su perrita, les costó la vida a hermanos

Triste final. Juan Carlos (21) y Waldir (23) Evangelista Huamán perdieron la vida por salir en defensa de su can de dos meses de nacida que minutos antes fue atropellado por el automóvil plateado marca Toyota, modelo Corona de placa C8X-024 conducido por Ronald Ambrosio Espinoza (26) que junto a otras tres personas viajaba de Jivia con dirección a Huánuco.

Waldir, cursaba el tercer año en la facultad de obstetricia en la Universidad Nacional Hermilio Valdizán, mientras que Juan Carlos hacia colectivo de Huánuco a Margos a bordo de su automóvil plomo. La noche de la tragedia, ambos estaban en la puerta de su casa bebiendo gaseosa y fueron testigos de cómo su can querido murió tras ser atropellado por el automóvil que tenía un solo faro encendido. Tras el incidente, el vehículo huyó del lugar sin dar ninguna explicación.

Molestos porque querían que el chofer pague por el daño causado, ambos hermanos y un menor de 12 años abordaron el automóvil marrón C3J-189 e iniciaron la persecución desde Yacus hasta el badén de Chillán que está en la jurisdicción del poblado de Huilly. Al llegar a dicho lugar, les cerraron el pase para evitar que siga huyendo iniciándose una gresca. Testigo del ataque a quemarropa es un menor de 12 años quien narró a las autoridades que fue un pasajero que iba en la parte posterior quien disparó en el pómulo izquierdo a Waldir matándolo en el acto. El adolescente por temor a correr la misma suerte huyó del lugar y no pudo ver las veces que dispararon a Juan Carlos, quien habría intentado defender a su hermano que yacía sin vida a un costado de la carretera.

Creyendo que no había testigos, los ocupantes del vehículo optaron por continuar con su viaje hacía Huánuco, mientras que los moradores alertados por los disparos salieron de sus casas y al encontrar la escena de sangre comunicaron a las autoridades. Juan Carlos que aún tenía signos de vida pese a presentar dos impactos de bala en la cabeza y tórax, fue trasladado al centro de salud de Yarumayo, luego al hospital de contingencia, donde ayer en la madrugada falleció causando un gran dolor e indignación en sus familiares que exigen la máxima sanción para los autores de ambas muertes.

 OPERATIVO. Policías de Los Halcones y Radio Patrulla que también fueron alertados del hecho criminal tomaron en cuenta las características del auto y sus ocupantes y llegaron hasta la zona de Pucuchinche, donde esperaron pacientemente la llegada del auto con los presuntos homicidas.

Al momento de la intervención Ronald y Vidal Wilfredo Ambrosio Espinoza estaban a bordo del vehículo plateado. Ambos fueron trasladados al Departamento de Investigación Criminal, donde permanecían detenidos hasta anoche investigados por el delito contra la vida el cuerpo y la salud en la modalidad de homicidio calificado en agravio de los hermanos Evangelista Huamán, cuyos restos fueron trasladados a Yacus para ser velados por sus familiares y amigos.

 RESTOS DE SANGRE. Según el acta de intervención en las zapatillas de Vidal Wilfredo Ambrosio Espinoza, la policía en presencia del representante del Ministerio Público halló restos de sangre por lo que dichos calzados fueron lacrados para determinar a quién pertenece.

Algo más

La policía de Margos constató la muerte de la perrita negra, blanco y canela de dos meses de nacida que fue atropellado por los hermanos Ambrosio Espinoza.

Leer Anterior

Hermanos son atacados a balazos, uno murió y otro quedó grave

Leer Siguiente

380 productores de papa deben 4 millones de soles a Agrobanco

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *