Profesora fue caminando a una simple operación y volvió en ataúd a su casa

Familiares sostienen que hubo negligencia médica y exigen justicia.

Hecho revela negocio de captar a pacientes en hospital local para atenderlo de manera particular.

Según el establecimiento donde fue intervenida quirúrgicamente, para el médico tratante es un caso fortuito; sin embargo, para la familia, es negligencia médica lo que provocó la muerte de la profesora Sara Rivera Flores (49), quien el pasado 19 de agosto llegó caminando a la clínica San Gabriel para someterse a una “simple histerectomía”, pero, tres días después retornó a su casa en un ataúd.

Según Gregorio Céspedes, esposo de Sara; ella confió en el médico de Hospital local, Robin Zegarra Linares, desde el inicio que la empezó a tratar, luego que fue derivada del centro asistencial de Ambo, donde la habrían advertido que tenía un tumor en el útero. Por lo asustada que estaba hizo todo lo que le dijo el médico, y es por ello que en lugar de esperar a operarse en un Hospital local, aceptó que la interviniera en la clínica por la suma de 4500 soles.

“Él (médico) le dijo que no tenía cáncer, le ofreció que iba estar solo dos días internada y que luego le daría de alta; pero ahora después que falleció dicen que tenía cáncer”, refirió Gregorio, quien recuerda que su esposa estaba bien de salud, no tenía ningún síntoma de gravedad; al punto que ese día para su operación la traslado en moto.

“Exigimos justicia, si bien todo lo que hagamos no va recuperar la vida de mi esposa, servirá para que no hagan lo mismo a otros”, manifestó.

EN LA CLÍNICA

El esposo cuenta que el médico Zegarra preparó a Sara por varios días para la intervención en el hospital local, donde sacaron todos sus análisis (riesgo quirúrgico), incluso postergaron la fecha inicial que era el 14 de agosto, al 19.

Para el caso, la docente natural de Tomayquichua, pero laboraba en la Escuela Unitaria del alejado poblado de Shupash en el distrito de San Rafael, solicitó 15 días de licencia, confiada que era el tiempo suficiente para su tratamiento médico.

Ante la ausencia del médico, quien tras operarla se ausentó de la ciudad de Huánuco; la administradora de la Clínica San Gabriel, Ileana Cortez Espinoza, explicó que la paciente fue sometida a un procedimiento para extirpar el cuello del útero y evitar que el cáncer avance. “La cirugía resultó todo bien, nunca hizo una complicación que nos pueda alarmar”, dijo.

Sin embargo, para los familiares, desde que la operaron no estaba bien porque vomitaba y tenía un dolor que la impacientaba, para las enfermeras era algo normal. Incluso, según Cortez, el miércoles ya estaban por darle de alta, pero fue ese día que la salud de Sara declinó totalmente.

Gregorio que estaba con ella, refirió que desde las 3:00 p.m. de ese día, se puso muy mal y a las 11:00 p.m. empezó a perder fuerzas, fue entonces que recién llamaron a algún médico y recién después de algunas horas, ya en la madrugada del jueves, asistió el ginecólogo Guerrero Kuok, quien determina que debe ser referida a un establecimiento de mayor complejidad.

“El doctor estaba preocupado, pidió oxígeno y la clínica no tenía. En ese momento me llevó a un lado y me dijo: lo llevamos a un Hospital local o ella muere, yo confié en lo que dijo el médico, en ningún momento pensé que iba morirse”, refirió entre lágrimas Gregorio.

Cortez manifiesta que Dr. Guerrero la envía al hospital local porque era asegurada y de esa manera no generarle mayores gastos en la clínica porque los costos allí son onerosos.

La alistaron, y mientras la bajaban del quinto piso de la clínica, Sara que aun estaba consciente les dijo: “Ustedes son mentirosos, yo ya no voy a salvarme”, según Gregorio.

En medio de la desesperación, el esposo refiere que alguien de la clínica, lo llamó a un costado para recordarle que tenía un saldo (de los 4500 soles que le costaba la operación la misma paciente le adelantó 2000, según la hija de la fallecida)

Cuando llegaron a la calle, no había ambulancia. Cortez refirió que sí tienen una, pero ese día, se fue a Lima llevando un paciente. Entontes tuvieron que usar un taxi (Tico) que estaba ya esperando. “La enfermera que nos acompañó hasta un Hospital local me hizo pagar la carrera ida y vuelta porque tenía que retornarse a esa clínica que es peor que una posta médica, no tiene oxígeno, no tiene ambulancia”, manifestó Gregorio.

EN la Clinical Local

La administradora de la clínica, Ileana Cortez, dejó claro que Sara era paciente del médico Zegarra y que con la clínica no hizo ningún trato. “Somos una clínica abierta, puede venir un médico y alquilar el ambiente, al paciente no lo conocemos”, mencionó.

Pero también dijo que tras ser llevada de la clínica, la paciente llegó a clinica local dentro de sus funciones vitales normales. “Cuando lo entuban comienza todo el problema, ella fue con un problema de pulmón, nada por su cirugía”, refirió.

Reiteró que no estaba grave en la clínica, solo hizo taquicardia. “No es que no podíamos atenderla, pero el doctor (Guerrero), para que no le genere gastos le recomendó ir a una clinica local porque era asegurada”, dijo Cortez. Sobre la falta de oxígeno, señaló que tienen en todo su establecimiento.

Por el contrario, Gregorio Céspedes, refirió que cuando llegaron ala Clinica local, los médicos indicaron que tenían que practicarle una nueva operación porque la habían hecho mal. Hicieron todo lo posible para salvarla, pero no resistió.

La causa de su fallecimiento sería infección generalizada o tromboembolia pulmonar (la causa suele ser un coágulo de sangre que se desprende y viaja por el torrente sanguíneo a los pulmones), posiblemente provocada por una falla en la intervención quirúrgica.

El caso ya está en manos del Ministerio Público. Las muestras de la necropsia practicada en el Instituto de Medicina Legal son enviadas a Lima, para determinar las causas reales de la muerte.

ALGO MAS +Para conocer la versión de la clinica local, intentamos comunicarnos vía celular con el director Milward Ubillus, sin embargo, no fue posible ello.

Advertisement

Leer Anterior

Expolicía fue sentenciado a 13 años por muerte de transportista

Leer Siguiente

“Recibí una municipalidad con muchas deficiencias”