Madre pide justicia para su hija que fue violada pese a sufrir discapacidad física y retardo mental

Cuatro años esperando justicia. Clemencia Capcha Tucto, es una humilde madre de familia que desde el 2017 busca que el agresor de su hija que sufre de discapacidad física y retardo mental sea capturado y sancionado con todo el peso de la ley, pero hasta la fecha la Policía no logrado capturar a Rósulo Chávez Herrera (52). Ayer, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, la mamá logró comunicarse con Tu diario para hacernos conocer el drama que vive día a día al ver que el violador de su hija camina sonriente frente a ellas.

“Pasa por mi casa sonriendo como sintiéndose poderoso, a veces tengo ganas de lanzarlo piedras, hacer justicia, pero me aguanto por mis hijos que son pequeños y mi hija que pese a que no puede hablar siento que está sufriendo por lo que pasó”, dice Clemencia al tiempo de informar que siente temor que su hija nuevamente sea víctima de violación sexual. “No puedo ir a Jesús para indagar en que estado está el proceso, porque no quiero dejarla sola, temo que mis otros niños puedan ser atacados por ese violador que no le importó el estado de mi hija. No es justo que para nosotros, los pobres no haya justicia”, expresó la madre de familia.

HECHOS. El 11 de febrero del 2017 cuando Clemencia estaba pastando sus ovejas por las alturas del poblado de Cashapampa, distrito de Rondos, provincia de Lauricocha, dejó en una choza a su hija mientras ella fue a recoger sus animales y ese tiempo fue aprovechado por Rósulo para abusar de la adolescente que no pudo defenderse. “Cuando envíe a mi hijito a ver a su hermana, encontró a ese hombre encima de mi niña, estaba violándola, no pudo hacer nada y vino corriendo avisarme, cuando llegue mi hija estaba llorando, pero como no puede hablar sólo caía sus lágrimas, cada vez que recuerdo ese día, mi corazón me duele”, recordó.

El caso fue denunciado en la fiscalía de Jesús y luego de varias diligencias, la entonces fiscal Lesly Mendoza Pino presentó al juzgado del lugar el requerimiento de prisión preventiva, hecho que fue autorizado por el juez, pero desde agosto a la fecha, Rósulo está prófugo de la justicia. Sus familiares y algunas malas autoridades estarían encubriéndolo.

“No es justo que, hasta ahora la policía no haya capturado a ese violador, si todos aquí saben que él vive en el socavón y cada vez baja a Cashapampa pasa por el lado de mi casa riéndose, tengo tanta irá de hacer justicia con mis manos, pero me abstengo por mis hijos”, dijo entre lágrimas la mujer que pide a la Policía capturar al agresor de su hija.

Algo más

La orden de captura contra Rósulo Chávez Herrera está caducado y es responsabilidad del juzgado disponer la actualización.

Advertisement

Leer Anterior

¡QUE CAMPEONE EL MEJOR!

Leer Siguiente

Palacio obispal abandonado