Juzgado Colegiado dicta cadena perpetua para policia Tumes López 

Mediante resolución 11, los magistrados Edwin Francisco Ventocilla Ricaldi, Carlos Manuel Allasi Pari y Renzo Arturo Veramendi Ramírez integrantes del Juzgado Penal Colegiado de Huánuco por unanimidad sentenciaron a la máxima pena de cadena perpetua al Brigadier de la Policía, Carlos Eduardo Tumes López (59) tras ser hallado culpable de los delitos de violación sexual, pornografía infantil y actos contra el pudor en agravio de dos menores de 13 y 16 años.

La lectura de sentencia fue leída en la sala de audiencias del penal de Potracancha, donde el exjefe de la Oficina de Participación Ciudadana (OPC) de la comisaria de Huánuco está detenido desde abril del 2017 que fue detenido por agente de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad. En la misma resolución, los magistrados ordenan el pago de ocho mil soles a favor de la agraviada de iniciales M. I. R. L (13) y cuatro mil soles a favor de la agraviada de iniciales M. V. B. A. (16).

Asimismo ordenan que el sentenciado sea sometido a un tratamiento terapéutico previo examen médico y psicológico con la finalidad de lograr su readaptación social.

En la sentencia 160, los jueces también sentenciaron a tres años de pena privativa de la libertad a la suboficial PNP Jhanet Yaquely Bonifacio Valdivia por el delito contra la administración de justicia en la modalidad de encubrimiento personal y optaron por absolverla por el delito de omisión de denuncia.

Al final de la audiencia, la defensa técnica del sentenciado apeló el fallo judicial y en los próximos días deberá presentar por escrito y será la Sala de Apelaciones que confirme o declare nula la sentencia de cadena perpetua a un policía que aprovechando la confianza de una de las menores la ultrajó en el ambiente de OPC, servicios higiénicos y en su casa.

HECHOS. El 7 de abril del 2017 Alfredo Rivera Torres, persona no identificada porque no existe en la Reniec envió a Inspectoría de la Policía un sobre manila contiendo un CD que al ser visualizadas observaron a Tumes López quien llevaba puesto un chaleco policial practicando actos análogos con una menor que luego de las diligencias realizadas determinaron que era su ahijada. Otro sobre con el mismo contenido fue enviado al comisario de Huánuco, comandante Luis Cayo Santillán.

Al visualizar los cuatro vídeos, observaron que el jefe de OPC sostenía relaciones sexuales con una menor en la misma oficina y en los servicios higiénicos para varones. En el video asignado con el número 2 cuya duración es de 1:32 segundos, el investigado le dice: “tú has dicho que vamos hacerlo más seguido, estamos juntos”, la menor responde: “seguido no, no va pasar ni una semana, sábado, sábado, sábado”.

Con las diligencias realizadas por la fiscalía quedó determinado que ambas menores agraviadas son ahijadas del ahora investigado a quienes aprovechando el grado de confianza que tenía las sedujo. A la de 13 años la violó en reiteradas oportunidades, hechos que fueron corroboradas con el examen de integridad sexual practicada a la agraviada que concluyó que presenta desfloración himeneal y anal antigua.

Mientras que a la adolecente de 16, hizo tocamientos indebidos en sus partes íntimas, luego obligó a tomarse fotografías desnuda las cuales enviaba vía WhatsApp y cuando la adolescente no quiso continuar, el depravado la amenazó con hacer públicas sus fotos íntimas a través de la página facebook, por lo que la menor no tuvo otra opción que seguir enviando y a cambio, Tumes López entregaba propinas y en ocasiones la llevaba a almorzar.

Los vídeos filmados por el mismo policía y su agraviada datan de enero del 2017, junio y agosto del 2016, evidenciando que Carlos Tumes utilizaba la Oficina de Participación Ciudadana (OPC) de la comisaría de Huánuco, para seducir y vejar a su ahijada a quien luego la compensaba con dinero y regalos para que no denuncie.

 NEGÓ LOS CARGOS. En el juicio oral, el ex jefe de OPC de la comisaría de Huánuco negó haber violado a una de las menores y trató de evadir su responsabilidad argumentando que una de las escolares de quien era su padrino estaba obsesionada con él y por ello enviaba fotos y vídeos desnuda. Ante la pregunta de uno de los miembros del Juzgado Penal Colegiado porque razón una de las agraviadas enviaba fotos íntimas, Tumes López dijo: “que sentía algo por mí y que viera lo que tenía” y para tratar de justificar su accionar delincuencial recordó que ambas menores tenían problemas antisociales y que como policía su intención era ayudarlas para que sean personas de bien. Incluso dijo que una de ellas era consumidora de droga.

Sobre las fotografías y vídeos de carácter sexual que fueron presentados por el Ministerio Público, el policía trató de culpar a la agraviada indicando que ella decidió filmarse cuando la acompañó al baño para cambiarse porque había llegado cochina y estaba con su regla, la mayor parte de sus respuestas a los miembros del colegiado fueron incongruentes. Ante la pregunta de uno de los jueces si entregaba regalos a las víctimas, dijo que si porque ambas menores procedían de familias humildes y que lo hacía sin ningún interés. Los regalos consistían en celulares, dinero, prendas de vestir, calzados y útiles escolares. Incluso a la menor que a la fecha tiene 16 años la llevó de paseo a Tingo María.

Pese que trató de negar los delitos, las menores en Cámara Gesell narraron la forma y circunstancias de cómo fueron vejadas por el ahora sentenciado. La de 13 años, dijo que conoció al policía cuando tenía once años e incluso fue su padrino de promoción. La de 16 años conoció a su agresor cuando participaba en el programa Club de Menores de la Policía Escolar.

Las fotos y vídeos que fueron enviados de forma anónima, también fueron ubicados en carpetas en el CPU de la computadora asignada a dicha unidad, lo que significa que el brigadier no tenía reparos en utilizar los bienes del Estado para sus bajos instintos sexuales.

Algo más

Los fiscales que intervinieron en el caso son: en la detención la fiscal Grace Pérez, luego asumió el caso el fiscal Harry Lhion Vidal y Iván Vinchez Cruz, quienes luego de un año y seis meses lograron la ejemplar sentencia para un miembro de la Policía Nacional que en un inicio fue considerado como el ‘Monstruo de Huánuco’.

Leer Anterior

Faltan procesar 11 actas para elecciones de gobernador regional

Leer Siguiente

Sala Penal de Apelaciones confirman sentencia para empresario 

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *