Joven muere tras ser aplastada por una pared derivado por camión cisterna

Trágico final. Una joven de 18 años perdió la vida al ser aplastada por la pared de tierra el cual fue derrumbada por un camión cisterna. El accidente de tránsito ocurrió en el asentamiento humano ampliación Leoncio Prado 1, en Las Moras, por donde circulaba el vehículo blanco verde, marca Mercedes Benz, modelo Atego de placa EGV-289 de propiedad de la Municipalidad Provincial de Huánuco.

Según testigos, el vehículo conducido por José Cotrina Bedoya, regresaba de haber dejado agua en la zona alta de Moraspampa y al llegar a la altura de la vivienda de la señora María Marcelo Condezo, un station wago blanco que subía en sentido contrario hizo que el chofer pegara el camión hacía su derecha, sin imaginar que el peso cedería haciendo que la pared caiga sobre Claudia Zambrano Alejo, quien estaba lavando su ropa.

Tras el impacto, su tío Diosdado Ponce conocido por sus amigos como “Toledo” quien estaba viendo televisión en una de las habitaciones, salió a ver lo que pasaba y encontró a Claudia semi enterrada por lo que gritó pidiendo ayuda a sus vecinos y juntos utilizando palas y picos lograron sacarla con vida. Rápidamente fue trasladada de emergencia al centro de salud de Las Moras, donde el médico de turno al revisar, dijo que estaba sin vida y pidió a la familia informar del hecho a la policía y fiscalía. Hasta el lugar del accidente, llegaron agentes de la Unidad de Prevención e Investigación de Accidentes de Tránsito (Upiat) para realizar la diligencia de inspección técnico policial.

DEMORA. Pese a las llamadas insistentes de los familiares y policías, la representante del Ministerio Público demoró más de tres horas para llegar al lugar y realizar la diligencia de levantamiento del cadáver que yacía en el área de emergencia. Mientras aguardaban la llegada de la fiscalía de turno, familiares, amigos y vecinos de la víctima trataron de impedir que el camión cisterna sea remolcado a la comisaría como parte de las diligencias de esclarecimiento de los hechos. Tras dialogar, aceptaron que la unidad salga del lugar.

Desde febrero del presente año Claudia convivía con Jaime Encarnación Villar, quien llegó al centro de salud y al ver que el cuerpo de su amada era sacado en una bolsa negra no pudo contener las lágrimas, mientras era consolado por uno de sus parientes.

Leer Anterior

Padres de jóvenes quemados vivos cuestionan sentencia de 17 años

Leer Siguiente

Luego de nueve años, ‘caso Lucerito’ llegó a su fin sin resolverse