Padres de jóvenes quemados vivos cuestionan sentencia de 17 años

“No estamos de acuerdo con los 17 años al que fueron sentenciados los asesinos de nuestros hijos”, dijo entre lágrimas Rafael Mauricio Espinoza padre de Miguel Mauricio Nieves, quien junto a su amigo Emerson Wilfredo Roque Moreno fueron quemados vivos por una turba en el poblado de Andas, distrito de Jacas Grande, provincia de Huamalíes, en setiembre del 2015.

El padre de familia junto a Rosa Yolanda Moreno, ayer, llegó al penal de Potracancha para asistir a la audiencia de apelación a la sentencia contra Edguar Rojas Soto (54) y Jaime Olaza Albornoz (43), pero no les permitieron ingresar porque no hubo una previa coordinación por lo que en horas de la tarde acudieron a las instalaciones de la Corte Superior de Justicia de Huánuco para tratar de entrevistarse con alguno de los integrantes de la Sala Penal de Apelaciones y conversar sobre el caso.

Ambos padres anunciaron que dependiendo del resultado apelarán la sentencia ante la Corte Suprema, porque consideran que la fiscalía de Huamalíes no realizó un buen trabajo al investigar el asesinato de sus hijos. Asimismo, indicaron que no solo Jaime, Edguar y Luis Simplicio participaron en el linchamiento de sus seres queridos, sino otras personas que no fueron incluidos en la investigación, porque los seis fiscales que investigaron el caso no habrían realizado un buen trabajo.

En enero del presente año, el Juzgado Penal Colegiado sentenció a 17 años de cárcel a Edguar Rojas y Jaime Olaza tras ser hallados culpables del delito contra la vida el cuerpo y la salud en la modalidad de homicidio con crueldad contra los amigos Emerson y Miguel. Asimismo, los jueces ordenaron el pago de 100 mil soles por concepto de reparación civil, las cuales serán distribuidos 50 mil para cada familia agraviada.

“Así nos paguen millones nunca más volveré a ver a mi hijo quien dejó en la orfandad a tres menores que hasta la fecha preguntan por su padre. Mi hijo perdió la vida por acompañar a su amigo, ellos tenían planeado asistir a la fiesta de aniversario en el poblado de Quiprán, pero como estaban cerca del lugar donde Emerson había trabajado sacando oro optaron por ir a cobrar al tal Simplicio, sin imaginar que serían quemados vivos”, dijo el padre de familia. Por su parte, Rosa Moreno, dijo que hasta la fecha no supera la muerte del mayor de sus cuatro hijos.

HECHOS. El 15 de setiembre del 2015, Emerson, Miguel y Ángel Benito Moriz fueron interceptados por una turba de pobladores quienes les acusaban de ser asaltantes. A punta de patadas y puñetes los trasladaron a la plaza de Andas, donde Ángel sacó un revólver para amedrentar a los moradores, pero accidentalmente disparó matando en el acto al evangélico Alejandro Guardia Salazar y en represalia dos fueron asesinados y uno logró escapar y fue él, quien contó lo ocurrido a las autoridades.

Leer Anterior

Perú gana 3-1 a Bolivia y se abre camino a la siguiente ronda

Leer Siguiente

Joven muere tras ser aplastada por una pared derivado por camión cisterna

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *