Confirman 21 años de cárcel para esposos por crimen de discapacitado de 62 años

Los jueces superiores de la Sala Penal de Apelaciones Huánuco confirmaron los 21 años de cárcel por el delito de homicidio calificado con alevosía para los esposos Augusto Gil Pérez Yacha y Delfina Simón Echevarría. Asimismo, ordenaron el pago de 40 mil soles deberán pagar de manera solidaria a los herederos legales de Marcial Ponce Eduardo.

En la resolución n° 33 que consta de 15 páginas, los magistrados explican que el cuestionamiento del abogado era que no existiría certeza de que el cadáver encontrado en la zona de Pilcopampa corresponde a Marcial Ponce Eduardo (62), por lo que debió ordenarse una pericia de ADN. La respuesta del colegiado superior es que, las otras pruebas distintas a una pericia está la declaración de familiares que indicaron que el agraviado no podía caminar debido a una discapacidad física, hecho que fue corroborado por el antropólogo.

Otro de los cuestionamientos de la defensa técnica, es que no existía prueba directa o indirecta que acredite la responsabilidad de Augusto Pérez y Delfina Simón en la muerte del agraviado, pero para la Sala dichas alegaciones son incompatibles entre sí, porque la sindicación cuenta con corroboración periférica como es el acta de levantamiento de cadáver, acta de recojo de indicios, examen pericial, entre otras pruebas.

Luego de evaluar cada uno de los cuestionamientos de la defensa técnica, los magistrados concluyeron que existe prueba personal, documental y pericial que permiten una incriminación sustancial contra los imputados. Asimismo, explican que el juicio de legalidad no tiene errores de ninguna naturaleza, la pena y el valor de la indemnización, han sido justificados en abundancia y responden a la culpabilidad, por lo que los recurrentes confirmaron la sentencia.

HECHOS. El 12 de mayo del 2020, Amanda Príncipe Ponce denunció en la comisaría de Acomayo la desaparición de su tío Marcial Ponce, quien sufría de discapacidad física y para movilizarse usaba una silla de ruedas. El 20 de junio del mismo año en la localidad de Pilcopampa, poblado de Huanacaure, distrito de Pillao a orillas del río Huallaga ubicaron el cadáver de una persona de sexo masculino.

El cuerpo en avanzado estado de descomposición estaba atascado entre piedras, la cabeza la tenía envuelta con un costal y su cuello la tenía sujetado con una soga el cual estaba atado a un palo haciendo una forma de torniquete. El resultado de la necropsia determinó que la causa de muerte fue asfixia mecánica.

Con las diligencias realizadas por la fiscalía y policía determinaron que el 8 de mayo, Marcial Ponce, quien estaba descansando en su casa ubicada en el sector Villasol, fue asesinado por Alex Fidel Garay Ordoñez y Augusto Pérez, mientras que Delfina cumplió la función de campana. Restos de sangre humana hallados en el trimóvil de los esposos Pérez Simón, parte de la soga que usaron para estrangular al sexagenario, la declaración de una testigo protegida, y otras pruebas fueron tomados en cuenta por los jueces para confirmar la sentencia.

Advertisement

Leer Anterior

La Undar tiene un 80% de avance para lograr su licenciamiento institucional

Leer Siguiente

Capturan a senderista implicado en el asesinato de 4 policías en Pumahuasi