OPINIÓN SALUDABLE: Miguel Ángel Paco Fernández

Promoción de la Salud: un reto para todos

Desde que se emitió la Declaración de Alma Ata en 1978 hasta la fecha, la promoción de la salud no ha logrado lo que en sus inicios se propuso, a pesar que en el 2001 la reunión del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dispuso que sea incluida como prioridad en las políticas públicas, no se ha logrado avanzar en este camino todo lo que se esperaba.

Hay que recordar que estas acciones cuando logran ser puestas en marcha adecuadamente, generan resultados alentadores y en algunos casos, exitosos. La formación de familias saludables, escuelas saludables y comunidades saludables tienen como base, los conceptos y prácticas de promoción de la salud, en este punto, Huánuco ha tenido experiencias muy importantes, que incluso han sido reconocidas a nivel nacional, lamentablemente no se ha podido consolidar esta práctica, por lo tanto, las experiencias exitosas no han podido ser replicadas de manera importante.

Muchas pueden haber sido las razones por las que implementar de manera exitosa acciones de promoción de la salud resulta difícil, estas razones pueden ser incluidas en diversas categorías: las relacionadas a la generación de políticas públicas y asignación de presupuesto, las relacionadas a los servicios de salud y las competencias del personal, las relacionadas a las condiciones del entorno como la accesibilidad y las relacionadas a la población en sí misma. Sobre lo último, la percepción de la utilidad de la promoción de la salud por parte de la población es un aspecto que debería ser evaluado a profundidad, la mayoría de los seres humanos queremos resultados en el corto plazo, las acciones de promoción de la salud no tienen efecto ni impacto en el corto plazo, en el mejor de los casos, este se logra a mediano y habitualmente a largo plazo. La población no ve la relación entre dejar de fumar desde hoy y disminuir el riesgo de aquí a veinte años de padecer cáncer pulmonar, por ejemplo.

Puede ser que esto influya en la adhesión de la población a estilos de vida saludables, a la realización de actividad física regular, a dejar ciertos hábitos nocivos, porque todo ello significa privación hoy para un potencial beneficio en el futuro. Cambiar esa forma de ver la salud es la tarea primordial, pues todas las acciones que se implementen sin antes modificar esta percepción, no tendrán el impacto esperado y generarán consumo de recursos sin que las intervenciones sean efectivas.

Leer Anterior

Teófilo Loarte: “Conductores sin capacitación están sujeto a una sanción”

Leer Siguiente

PERSPECTIVA ESTRATÉGICA: Luis Alberto Bambaren Mata

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *