Suplementos de colágeno: ¿en verdad cuidan las articulaciones o es dinero al agua?

Todos queremos lucir jóvenes y mantener en buen estado nuestros músculos y articulaciones. Y más aún tener lejos a las temidas osteoporosis, artritis y artrosis. Para ello, la industria farmacéutica ha creado una serie de suplementos que son un éxito de ventas, especialmente entre las mujeres de edad madura.

Y en medio de tantas cápsulas de diferentes marcas sobresale un nombre: el colágeno, una proteína que nuestro propio cuerpo fabrica de manera natural y que, al estar presente en todos los tejidos del organismo, actúa como armazón para sostenernos y darnos elasticidad. Pero, ¿qué dicen los médicos respecto al consumo del colágeno preparado?
El doctor Alfonso Lazo Dávila, jefe del Servicio de Traumatología del Hospital Alberto Sabogal, de EsSalud, aseguró a la Agencia Andina que no existen estudios científicos que promuevan o respalden el consumo del suplemento de colágeno.
“El problema con estas supuestas medicinas, tanto el colágeno como la glucosamina, es que tienen mucho efecto placebo (autosugestión) y, efectivamente, hay muchos pacientes a quienes les calma el dolor. Pero no hay forma de que la artrosis o artritis se detenga por el consumo de estos productos”.
Explicó que el colágeno es una proteína fabricada por el propio cuerpo, que se encuentra en la piel, los músculos, los ligamentos, el cartílago, pero cuyas características cambian de acuerdo con la función que cumplen.
Colágeno
“Es como una liga cuya elasticidad se va perdiendo con el paso del tiempo. Su deficiencia ocasiona muchas lesiones como en el tendón de Aquiles, que ahora vemos a menudo en mayores de 40 años”.
El experto de EsSalud refirió que aunque se tome una gran cantidad de estos productos no habrá mejoría, porque el único colágeno que hace efecto es el producido por el propio cuerpo.
“Al ingresar por la barrera gástrica, la proteína preparada (suplemento de colágeno) será destruida por los ácidos del estómago, haciendo que se absorba en poca cantidad; por tanto, no habrá mayor efecto en nuestra salud”, dijo.

Patitas en el menú

Mario Carhuapoma, doctor en Farmacia y Bioquímica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, explicó que para sintetizar el colágeno nuestro cuerpo requiere la presencia de la glicina, un aminoácido que solo está en los alimentos.
“Lo encontramos de manera natural en los alimentos de tipo animal, como las patitas de res, de cerdo, de pollo, que deben consumirse junto a cítricos como la naranja o el limón”, indicó a la Agencia Andina.
El investigador del Concytec explicó que el colágeno es necesario para el buen funcionamiento del sistema conectivo (cartílagos, articulaciones, tendones) y que podremos fabricarlo solo si tenemos una buena alimentación.
“El pescado es el precursor de varias proteínas, a esto se puede sumar el chocho o tarwi, compuesto en un 45 % por proteínas. No olvidar que este debe enjuagarse y frotarse muchas veces para quitarle el sabor amargo que tiene debido a la presencia de lupinina”.
En esa misma línea de alimentos recomendó consumir el cushuro o alga andina. En todos los casos, acompañarlo siempre con jugos cítricos.
Carhuapoma pidió tener cuidado con los productos que prometen soluciones mágicas a problemas que son parte del envejecimiento del cuerpo, “porque las etiquetas y la publicidad lo soportan todo”.
“Hay peligro de toxicidad y daño hepático sobre todo cuando se consumen frecuentemente y en grandes dosis. Hay también un riesgo alto cuando se trata de productos que se aplican a la piel. La mejor receta siempre será la vitamina O, que no es otra cosa que la ‘vitamina olla’, que sí tiene efecto comprobado en la estructura de tu cuerpo y salud”, indicó.

El ejercicio es necesario

El doctor Lazo Dávila señaló que no hay colágeno que detenga una artrosis o artritis en desarrollo, pero sí puede ayudar a ralentizarla.
“Todas las enfermedades tienen una base genética. En el caso de la artrosis a la rodilla se asocia a la obesidad y el sobrepeso, lo cual debe controlarse. En el caso de las caderas se da por alteraciones en su forma”.
Manifestó que una buena alimentación, variada en texturas y colores, es lo único que puede asegurar una producción natural de colágeno, la cual debe estar acompañada siempre de ejercicio físico.
“Asistimos muchos casos de tendinitis, que no veíamos antes, debido al sedentarismo. En la cervical, en las manos, porque se pasa muchas horas sentado y frente a la pantalla del televisor o computadora. El ejercicio ayudará a estimular la formación de nuevo colágeno. Eso es fundamental, incluso en quienes padecen artrosis, a fin de fortalecer la musculatura, porque de lo contrario esta se atrofiará”, advirtió.
Leer Anterior

Cannabis para uso medicinal: fijan lineamientos para investigación, producción y venta

Leer Siguiente

Minedu reconforma ComisiónOrganizadora de la UNDAR

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *