La guerra en Ucrania restará un punto de PIB al crecimiento mundial

La guerra en Ucrania reducirá el crecimiento de la economía mundial en un punto porcentual durante el primer año y aumentará la inflación prevista en 2,5 puntos, según la OCDE, con un impacto que será particularmente importante en Europa, muy dependiente del gas y del petróleo ruso.

En un informe publicado este jueves, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) explica que en la zona euro el conflicto restará 1,4 puntos al producto interior bruto (PIB) y en Estados Unidos alrededor de 0,9 puntos, mientras la economía rusa sufrirá un desplome del 10 %.

El mundo puede afrontar una “escasez global de materias primas”, ya que Rusia y Ucrania figuran entre los mayores productores mundiales de fertilizantes y metales como níquel, titanio y paladio, alertó el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, en la presentación del informe.

Un riesgo adicional que contemplan los autores del estudio -que no ofrecen estimaciones sobre Ucrania- es un parón total de las exportaciones rusas de energía en dirección de la Unión Europea (UE), que podría disminuir allí el crecimiento del PIB en 0,5 puntos más, con una elevación total de la inflación de unos 3,5 puntos respecto a las expectativas anteriores a la guerra.

Para hacer frente a este choque, la organización considera que a corto plazo muchos gobiernos van a tener que amortiguar la escalada de los precios de la energía y aumentar la producción de alimentos para compensar los que van a dejar de llegar de Rusia y Ucrania.

En ese contexto, indica que para que los costos que tengan que asumir las finanzas públicas sean asumibles y para evitar distorsiones en los precios, los dispositivos tienen que ser “selectivos, bien orientados y temporales”, insistió Cormann.

Es decir, que hay que privilegiar las ayudas directas a las familias con rentas más bajas sobre otras medidas como las limitaciones generales de precios o las reducciones de impuestos.

Y propone financiarlo con los beneficios excepcionales que están obteniendo algunas empresas, los llamados “beneficios caídos del cielo”.

Cormann recapituló que el impacto económico de la guerra variará según los países, pero “claramente habrá costes”, con un “fuerte choque” en la cadena de suministros y un “impacto significativo en la confianza”, lo que tendrá “consecuencias” en los consumidores y en las decisiones de las empresas.

La OCDE, además de reconocer la gran incertidumbre que hay en torno al impacto de la guerra, que dependerá en parte de su duración y de las respuestas políticas, subraya que las consecuencias más importantes son la pérdida de vidas y la crisis humanitaria.

Una crisis humanitaria que tiene como una de sus derivadas la salida masiva de refugiados de Ucrania, que son ya más de tres millones, y que representarán inicialmente un costo “manejable” para la UE en conjunto, aunque será difícil de asumir individualmente para los países vecinos de Ucrania, que deberán recibir ayuda de la Unión.

OPERACIÓN MILITAR. Moscú rechaza la medida cautelar dictada la víspera por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que exige a Rusia suspender de forma inmediata las operaciones militares en Ucrania, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“No, no podemos atender a esta decisión. La Corte Internacional apela a un concepto como el acuerdo entre las partes. Aquí no puede haber ningún acuerdo. En este caso es algo que no podemos tomar en consideración”, afirmó.

El alto tribunal de la ONU decidió este miércoles, por trece votos a dos, darle la razón a Kiev y exigir a Moscú “suspender de forma inmediata las operaciones militares” en Ucrania, dijo la presidenta del tribunal, Joan Donoghue, en la lectura pública de la orden judicial.

La aplicación de las órdenes del tribunal depende de la voluntad de los Estados y, eventualmente, del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Rusia tiene derecho a veto.

La CIJ, de forma unánime, le pidió también tanto a Ucrania como a Rusia que “se abstengan de cualquier acción que pueda agravar o extender la disputa ante la corte”

MÁS MUERTOS. Al menos 21 personas han muerto y 25 han resultado heridas la pasada madrugada por un bombardeo ruso en la ciudad de Merefa, cerca de Jarkiv, en el este de Ucrania, informaron este jueves fuentes locales.

“Según la investigación, el 17 de marzo de 2022, hacia las 3.30 de la madrugada, las tropas rusas lanzaron un ataque de artillería en la ciudad de Merefa, en la región de Járkiv. Como resultado quedó destruida una escuela y centro cultural. Han muerto 21 personas”, señaló un comunicado de la Fiscalía regional de Jarkiv.

Otras 25 personas resultaron heridas y de ellas diez están graves, agregó la nota, según el medio digital ucraniano “Expres”, que señala que continúan las labores de búsqueda bajo los escombros.

La Fiscalía publica además dos fotografías en las que puede verse un edificio de dos plantas semidestruido, en medio de una humareda.

ALGO MAS

Polonia ha recibido ya a casi dos millones de refugiados procedentes de Ucrania desde el 24 de febrero, el día del inicio de la invasión rusa de ese país, según cifras de la guardia fronteriza polaca.

Advertisement

Leer Anterior

Mototaxista que asaltaba junto a falsos policías, es sentenciado a 18 años de cárcel

Leer Siguiente

Detienen a presunta banda de ‘cogoteros’ integrada por cinco menores