Descubra los encantos naturales y culturales de Ambo

La laguna de Pichgacocha y la casa de la Perricholi destacan como destinos

La provincia de Ambo, ubicada en la región Huánuco, ofrece una variada oferta turística, destinos culturales y naturales que puede disfrutar durante su visita.
Hace unos meses la provincia celebró el 106° aniversario de creación política. Ambo se ubica en el valle del río Huallaga, una zona rica en historia y hermosos paisajes.

El circuito turístico

Ambo, ubicada a menos de 2,000 sobre el nivel del mar (msnm), en primer lugar, ofrece al visitante su benigno clima de primavera eterna, con un clima templado seco durante todo el año. Se sitúa a 22 kilómetros de la ciudad de Huánuco y es considerada la puerta de entrada a la Amazonía.

El primer destino de este circuito es Pichgacocha, que se ubica a casi 4,000 msnm y en este lugar se hallan 5 lagunas que se conectan una a la otra en forma sucesiva por los riachuelos que de ellas nacen. Esta cadena de lagunas conforma luego unas cascadas muy singulares. Por su complexión geográfica, es considerada como una de las más hermosas del país.

El segundo punto es Tomayquichua, un distrito de Ambo que ha sido perennizado en la obra de Enrique López Albújar “El hechizo de Tomayquichua” en la que se resaltan las virtudes de la mujer de este apacible pueblo ubicado a cinco minutos de Ambo, a la margen derecha del río Huallaga. Aquí se ubica también la casa de Micaela Villegas Hurtado de Mendoza, conocida como “La Perricholi”.

Entre Tomayquichua y el centro poblado Las Pampas se ubica la casa hacienda Cachigaga (término quechua que significa cerro de sal), propiedad de Honorato López Ramírez, agricultor y empresario quien dedica toda su vida a la producción de caña de azúcar y sus derivados, destacando la chancaca, la miel de caña, el néctar de caña y la azúcar orgánica.

El cuarto destino es la cueva de Jatun Uchcu, a solo 15 minutos de Ambo. Jatun Uchcu aún no es explorada con intensidad debido a su profundidad (más de 700 metros). En su interior se encontraron los restos fósiles del temible smilodón o tigre “dientes de sable”.

En el distrito de Huácar se puede visitar la iglesia Matriz de este pueblo, el templo de San Miguel de Arcángel con su altar en pan de oro. Es una construcción que data del siglo XVIII. En Huácar también se puede apreciar la casa donde pernoctó Simón Bolívar y la espada del libertador que conservan hasta hoy los lugareños.

Un sexto destino son sus escenarios naturales ideales para la práctica de deportes de aventura como: canotaje en el río Huertas, ciclismo extremo, canopy y parapente.

fuente:andina.pe

Leer Anterior

Lo bueno de ser papá

Leer Siguiente

Como preparar un caldo verde huanuqueño

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *