¡Cuevita nos dio el triunfo!

Cuando la franja de la Selección Peruana se posa sobre el pecho de Christian Cueva, su ansiedad se transforma en inquietud; sus pies parecen ser tres, cuatro, todos los necesarios para eludir a cuanto oponente amenace su amorío con la pelota. Todos los necesarios para olvidar su mundano y mortal protagonismo en el Santos ¿Qué reclamarle al que cambia por su país, por su tierra?

Las innumerables recuperaciones fueron lo mejor de los nuestros. La presión alta se mantuvo desde el minuto cero y no decayó con el pasar del minutero. Cueva, Carrillo, Flores y Ruidíaz ahogaron a Duarte y Waston, centrales que pasaron por más de una equivocación y que mantuvieron un constante ida y vuelta en su propio campo.

Ricardo Gareca mandó al ‘Orejas’ y a la ‘Culebra’ a las bandas que les obligaban a jugar con el perfil cambiado. ¿La razón? Sin Paolo Guerrero ni Jefferson Farfán, la asociación por el centro era vital, aparte de ser una responsabilidad y tarea que se debe retomar, pues fue clave en el proceso clasificatorio. Además, consciente de que Raúl Ruidíaz no aprovecharía muchos centros aéreos, la elaboración interior cobraba mayor relevancia.

Eso sí, los que pasaban una y otra vez fueron Advíncula y Trauco. Los laterales sorprendían por los costados cuando Perú concentraba su juego en el corazón del territorio costarricense. Aun con todo ello, el gol no llegaba. Hasta ese momento.

Duarte y Oviedo no tienen idea de cómo el petizo se les escapó, como tampoco Moreira comprendió la forma en la que sus guardianes lo dejaron indefenso. Pero qué se le puede hacer. Ruidíaz le puso la pista y el ritmo al #8. Le dejó el micro en las manos. Rimas por aquí, versos por allá, y punch-line a los 51’. Cueva ganó esta ‘batalla’ por ser más ‘gallo’.

344 días después, Paolo volvió. Casi ha pasado un año desde su despedida ante Australia. Su ingreso ordenó el ataque. Lo masificó, lo tonificó. El nervio en Waston y en Duarte era evidente. El balón tenía una cama de cómodas dos plazas en el pecho de Guerrero, generando un mayor desborde y movilidad de los extremos.

Hurtado no le robó movilidad a la ofensiva. Le obsequió agresividad y remate lejano, para acercarse de a pocos a un objetivo que moría por llegar. Final del partido y de nuevo al triunfo. Ya volvió el resultado. Que vuelva la confianza. Y si no, que lo diga Christian.

Amante orgulloso de la cultura ‘chicha’, el volante no tiene problemas en sostener el redondo ‘micrófono’ e improvisar en el campo cual batalla de rap. Lo hace cuando quiere, bajo cualquier instrumental que Ricardo le ponga. Doble-amague, doble engaño, ‘doble-tempo’:

ALINEACIONES

Perú: Pedro Gallese; Luis Advíncula, Miguel Araujo, Luis Abram, Miguel Trauco; Renato Tapia, Christofer Gonzales, André Carrillo, Edison Flores, Christian Cueva; Raúl Ruidíaz. Seleccionador: Ricardo Gareca.

Costa Rica: Leonel Moreira; Radal Leal, Celso Borges, Oscar Duarte, Cristian Bolaños, Bryan Oviedo, Mairon George, Cristian Gamboa, Kendall Waston, Joel Campbell, Jimmy Marín. Seleccionador: Gustavo Matosas.

Árbitro: Darío Herrera (Argentina).

Estadio: Monumental

Advertisement

Leer Anterior

Hollywood: John Wayne y la historia de su misterioso viaje a Tingo María

Leer Siguiente

Selección peruana: las mejores frases de Ricardo Gareca