Superan desperfectos en planta de oxígeno del hospital de contingencia

Luego de cumplir una supervisión junto al equipo técnico de Gerencia Regional de Infraestructura del Gobierno Regional Huánuco, ante los cuestionamientos sobre el funcionamiento y el nivel de pureza del oxígeno que genera la planta de oxígeno instalada en el local de contingencia del Hospital Regional Hermilio Valdizán; el director del nosocomio, Víctor Espíritu Ponciano, sostuvo que tras superar impases técnicos está garantizada la producción del ismumo medicinal por encima del 93% de pureza para los pacientes covid-19 que lo requieran.

Indicó que el desperfecto fue ocasionado por las continuas caídas de fluido eléctrico que ya han sido solucionadas y fueron comunicados a la empresa Ultra Controlo International Perú S.A.C (proveedor de la planta). Indicó que actualmente se evidencia que el nivel de pureza del oxígeno por encima del 93%, el cual está garantizado de acuerdo a las normas del Ministerio de Salud (Minsa), para suministrar mediante balones al hospital.

Por su lado, el encargado del proyecto, Félix Callupe Sambrano, explicó que esta planta cumple la norma internacional por lo que ha sido calibrada para entregar el producto por encima del 93% de pureza. Dijo que estos equipos por ser maquinas convencionales siempre van a tener alteraciones en su funcionamiento que son normales, a esto se suma los problemas eléctricos por los cortes intempestivos que han hecho que las máquinas se apaguen ocasionando que se desconfiguren algunos indicadores, lo cual se notificó a la empresa para que realicen los chequeos correspondientes de calibración asegurando su normal funcionamiento.

Además, refirió, hicieron de conocimiento que el director del hospital hace una semana remitió una carta a la empresa Electrocentro solicitando solucionar el problema del fluido eléctrico por la importancia del funcionamiento de la planta de oxígeno que requiere un fluido permanente, el cual está en la espera de respuesta.

Observación de SuSalud

En el informe de la supervisión realizada por dos especialistas de la Superintendencia Nacional de Salud (SuSalud) el 14 de diciembre reciente, entre otros detalles sobre la administración del oxígeno en el Hospital Regional Hermilio Valdizán, señala que “el generador 1 de la planta de oxígeno viene produciendo oxígeno de 92% de pureza con el cual se viene llenando los balones que son distribuidos al CAAT (Centro e Atención y Aislamiento Temporal) donde se encuentran hospitalizados los pacientes intermedios y en UCI por Covid-19” (Según las disposiciones del Ministerio de Salud el oxígeno medicinal debe tener una pureza o concentración mayor al 93%).

Además, sobre la referida planta de oxígeno, el informe refiere que no hay información respecto a los mantenimientos de que debe realizarse al equipo.

Tras la supervisión, el equipo técnico del gobierno regional recomendó a los funcionarios del hospital un adecuado manejo, limpieza y mantenimiento de los equipos para evitar su deterioro, y la designación de dos o tres personales exclusivos para la operatividad de la planta de oxígeno quienes deben contar con la capacitación y experticia adecuada.

Detalles técnicos

La planta de oxígeno procedente de Portugal, comprada por S/1’751,120 a la empresa Ultra Controlo International Perú S.A.C. instalada en el hospital de contingencia en La Esperanza, es de doble línea de funcionamiento con una capacidad de 36.4 metros cúbicos por hora y una concentración de oxígeno por encima del 93 % de pureza. La cual tiene dos módulos de funcionamiento.

El módulo A, el aire que ingresa del medio ambiente se comprime en los compresores, para inmediatamente ser tratado pasando por un proceso de enfriamiento, luego llega al secador donde se elimine la cantidad de agua suspendida. Después este aire seco ingresa a los tanques de aire comprimido, pasa al generador donde se realiza el proceso de separación del oxígeno a través de ‘zeolitas’.

Este oxígeno separado ingresa al sistema y los demás gases son expulsados. Una vez producido el oxígeno se almacena en el tanque comprimido, desde donde ya son enviados a la línea de distribución. Este módulo funciona directamente al sistema de tuberías de distribución de oxígeno.

El módulo B, sigue el mismo procedimiento del anterior, pero el aire producido en esta línea es la que ingresa a la línea de llenado en balones de oxígeno, 10 balones a una presión de 160 bar de forma automática, apagándose una vez que los balones están llenos.

Estos equipos trabajan con un sistema de dispositivo que controla todos los indicadores y tiene todos los sensores para medir la pureza, el caudal, las presiones de aire y de oxígeno. Si la pureza del oxígeno cae por debajo del 93 % se bloquea el sistema cerrando automáticamente el despacho hasta que el aire vuelva alcanzar la pureza por encima del 93%.

Víctor Espíritu refirió que en estos últimos tres meses, el hospital de contingencia no ha tenido escases de oxígeno. “La planta ha estado produciendo el oxígeno necesario y además se cuenta con la dotación de Cenares (Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud) enviado por el Minsa”, dijo.

Advertisement

Leer Anterior

Participa aquí del concurso para elegir el nombre del osezno de anteojos rescatado

Leer Siguiente

29.12.2020