Piden seis años cárcel para ex miembros Saludpol por colusión agravada  

La Fiscalía Anticorrupción está solicitando 6 años de cárcel para el coronel de servicio Nimio Sairitupac Sotelo y la comandante María de Lourdes Crisanto Quispe, acusados del delito contra la administración pública en la modalidad de colusión agravada y negociación incompatible. Y en el mismo requerimiento acusatorio, pide 4 años para Pedro Buitron Pariona, Edwuar Castillo Miraval, Carlos Mastrokalo Durand y Erika Ordoño Rivas, mientras que para William Paredes Beraún y Héctor Rodríguez Arroyo 6 años de cárcel.

Luego de 2 años y 8 meses que inteligencia del Ministerio del Interior puso al descubierto una presunta mafia que operaba al interior de la Sanidad, el caso está listo para juicio oral. El 19 de marzo, el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria desarrolló la audiencia de control de acusación del expediente 334-2015 y al final dispuso remitir los actuados con las pruebas admitidas al Juzgado Penal Unipersonal para iniciar el juicio oral.

NIMIO SAIRITUPAC. En su condición de jefe de la Sanidad y presidente de la Junta de Administración Regional (JAR) del Fospoli Huánuco y previa coordinación con Crisanto Quispe que administraba los negocios “Laboratorio de análisis clínico VIDALAB LC”, Servicios Médicos Multisalud (SMMS) y Servicios Médicos Multisalud Integral (SCRL) suscribió el convenio empresarial con Carlos Mastrokalo Duand para que VIDALAB preste sus servicios de exámenes clínicos al personal afiliado a Fospoli. Asimismo en los años 2013. 2014 y 2015, firmó contratos con Erika Ordoño Rivas para que la empresa SCRL provee de servicios médicos de laboratorios al personal policial y familiares.

También es acusado de girar cheques por 62 mil 973 soles a favor de María Crisanto, pese que no era proveedora, sino miembro de la JAR. Otro detalle es que siendo presidente de la JAR tuvo pleno conocimiento que VIDALAB LC, era el negocio de María de Lourdes Crisanto, pero giró cheques por 51 mil 362 soles a nombre de Carlos Mastrokalo Durand.

También giró cheques por 22,312 soles a nombre de Hugo Sánchez Serna, presunto administrador de SMMS, también de propiedad de la comandante María de Lourdes. Y lo más grave es que en su afán de encubrir todas las irregularidades en las contrataciones públicas que hizo de manera irregular desapareció la documentación de órdenes y servicios de pago correspondiente a los años 2010, 2011 y 2012, para luego presentar su denuncia 18 de setiembre del 2013 en la comisaría de Huánuco por pérdida de documentos.

 MARÍA CRISANTO. Integró la JAR del 2010 al 2015 y apertura VIDALAB LC, SMMS y SCRL con la finalidad de contratar la prestación de servicios médicos con Saludpol. Aprovechando su cargo conminó al suboficial Edwuar Castillo responsable del área de contabilidad emita cheques a su nombre y en el talón de los mismos registre VIDALB representado por Carlos Mastrokalo. Con las diligencias realizadas, los investigadores detectaron que dicha oficial en complicidad con dos trabajadores del Banco de la Nación cobró cheques que estaban a nombre de Mastrokalo Duran por más de 52 mil soles.

Las pericias contables al que fueron sometidos los pagos realizados por la JAR a los supuestos proveedores que en su mayoría eran de las empresas de la comandante determinaron que generaron perjuicio patrimonial al Estado por un monto de 544 mil 595 soles.

CARLOS MASTROKALO. Por ser compadre de la comandante Crisanto, prestó su RUC para la creación de negocios y a pedido de la referida oficial acudió a la JAR de Fospoli Huánuco para firmar convenio empresarial. También tuvo a la vista diversos cheques girados a su nombre, pero no eran cobrados por él, sino por la oficial en complicidad con trabajadores del Banco era María de Lourdes. Otro detalle es que junto a Marisol Ordoño Rivas formó la persona jurídica del Centro Médico Mutisalud Integral (SCRL) con la finalidad de continuar contratando con la JAR Fospoli Huánuco.

WILLIAM PAREDES. En su condición de tesorero de la JAR Fospoli firmó cheques a favor de Crisanto Quispe, pese que sabía de debían emitirse a favor del representante VIDALAB. Lo mismo hizo al firmar cheques a nombre de Erika Ordoño, quien pese a no tener vínculos con SCRL fue considerado como proveedor.

MARISOL ORDOÑO. A pedido de Crisando Quispe y junto a Mastrokalo Duran en el 2013 constituyeron la persona jurídica de Centro Médicos Integral, donde aparecía como gerente general y como tal firmó contratos, boletas, facturas, reportes de atenciones, entre otros las cuales fueron presentados a la JAR para luego ser cobrados por más de 22 mil soles.

HÉCTOR RODRÍGUEZ. En su condición de cónyuge de María de Lourdes, era el encargado de alquilar los locales, hacer firmar documentos y constituir fraudulentas empresas prestadoras de servicios médicos y laboratorio para contratar con la JAR. Es neurólogo y trabajaba en EsSalud.

PEDRO BUITRON. Secretario de la JAR del 2010 al 2012 giró y firmó cheques a favor de la oficial, quien no podía ser proveedora del Fospoli, pero su complicidad permitió que defrauden al Estado por más de medio millón de soles.

EDWARD CASTILLO. Encargado del área de contabilidad del 2010 al 2016 tuvo conocimiento que los cheques figuraban como beneficiaria a María Crisanto Quispe, pero en los talones de los mismos cheques figuraba como beneficiario Carlos Mostrakalo), pero no denunció al contrario fue parte de la mafia.

Leer Anterior

Arrancó ‘Mundialito Leonciopradino’

Leer Siguiente

Solo 26% de presos del penal de Potracancha tiene sentencia

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *