La historia criminal de Henry Bernardo Juipa, uno de los má sbuscados

 

Estaba en la lista de los más buscados y fue capturado el 14 de octubre en Pillco Marca. A los 22 años Henry Einstein Bernardo integraba una peligrosa banda de “robacarros”. Una de sus últimas víctimas es el mototaxista Jean Rigoberto Gómez Nieto a quien asfixió junto a sus cómplices para robar, el bajaj que luego desmantelaron.

Según la denuncia penal presentada el 24 de enero del 2008 por el entonces fiscal Jaime Coasaca Torres de la Cuarta Fiscalía Penal Corporativa de Huánuco, Bernardo Juipa fue denunciado por el presunto delito contra el patrimonio en la modalidad de robo agravado con subsecuente muerte en agravio de Rigoberto Gómez Nieto. Otras tres personas fueron acusadas de ser cómplices.

Las diligencias realizadas por policías del Departamento de Investigación Criminal determinaron que Henry fue quien participó en el robo del vehículo para luego desmantelar y vender al menudeo sus accesorios y al enterarse que la policía seguía sus pasos hizo un hueco para enterrar partes de la mototaxi con la finalidad de evadir a la justicia.

Uno de los agentes que el 2008 interrogó al sospechoso del homicidio de Gómez Nieto, califica de cínico y calculador a Henry Einstein Bernardo Juipa quien negó haber participado en el robo del vehículo, pero a nivel judicial decidió acogerse a la confesión sincera y condujo a las autoridades hasta su casa donde encontraron enterrado partes del trimóvil.

HECHOS. El 27 de julio del 2007 Jean Rigoberto Gómez Nieto (20) como todos los días salió de su casa para trabajar haciendo servicio de taxi con el trimóvil verde de placa MM-10400. Al ver que no regresaba su familia empezó a buscarlo y al día siguiente a las 10:00 de la mañana su cuerpo fue hallado en un canal de regadío en la zona de Mitopampa, Amarilis. Tenía las manos y pies atados con cables de luz y la boca amordazada con cinta adhesiva. El resultado de la necropsia reveló que la causa de muerte fue asfixia por sofocación y policontusiones.

Semanas después sus parientes ubicaron el parachoque artesanal que ellos colocaron al trimóvil por el cual mataron al chofer. Este fue el hilo de la madeja para resolver el caso que en su momento causó conmoción en la población y Bernardo Juipa fue sindicado de ser quien desmanteló el vehículo y para el cual usó una máquina de soldadura autógena. Testigos así lo confirmaron, incluso la persona que prestó la máquina ya está muerto.

A diez años del hecho el autor material sigue sin recibir sanción ejemplar, porque la fiscalía a través de su acusación solicitó cadena perpetua. Allegados a la familia esperan la máxima sanción para el homicida.

Algo más

Además del proceso por robo agravado con subsecuente muerte, Juipa Bernardo por quien ofrecían 25 mil soles de recompensa está inmerso en los delitos de secuestro en agravio del hijo del empresario Atachagua y el homicidio de la comerciante Reyna Peña Falcón. También tiene un proceso por violación sexual.

 

Leer Anterior

Buscan a falsos colectiveros sentenciados por violación, eran terror de estudiantes

Leer Siguiente

Ambo: comerciante desaparecido fue hallado sin vida en la zona de Huaylla

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *