Esta es la historia de OL Hábitat Perú, el cuento de la casa propia y la detención de siete personas

La investigación que inició en octubre del 2020 terminó ayer con la captura de siete de 13 sospechosos de integrar la organización criminal “Los Elegantes de la Gran Estafa” que operaba en Huánuco desde marzo del 2020 con la fachada de la empresa OL Hábitat Perú. El operativo fue realizado en simultáneo en Huánuco, Tingo María y Pucallpa; en esta última ciudad fue detenido Alberto Villón Rodríguez (40) conocido como “Albert”, sindicado como cabecilla de la organización.

La detención preliminar por diez días fue autorizada por el Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de Amarilis, el 14 de julio del presente año. Asimismo, el juez José Solís Canchari, autorizó el allanamiento y descerraje de 14 inmuebles, donde policías y fiscales incautaron documentos, celulares, artefactos, laptop, entre otros.

Alberto Villón fue capturado en Ucayali, Manuel Omonte Nolbertto (54) en el centro de Huánuco, Lisa Milagros Acuña Farfán (27) en Tingo María, los esposos Aiden Ponce Rodríguez (34) y Floriano Valverde Barboza (29) en Colpa Baja. Mientras Jovita Thalia García Ramírez (28) en Brisas del Huallaga de Tingo María y Jazmín Karen Morales Peña (29) en Huánuco.

Desde el 2018

En marzo del 2020, Alberto Villón y Lisa Acuña Farfán al enterarse que la Fiscalía Penal Corporativa de Mariscal Cáceres en Juanjui, en San Martín había formalizado investigación preparatoria en su contra por la presunta comisión del delito de estafa agravada en agravio de 132 personas, llegan a Huánuco y utilizando como fachada la empresa OL Habitad Perú alquilaron primero una oficina, en la Urb. Leoncio Prado Llicua Baja Mz F Lt 18, en Amarilis.

Y al ver que su actividad generaba ingresos, alquilaron un segundo local ubicado en la avenida Vía Colectora, en la urbanización Santa María, también en Amarilis; donde, según las diligencias realizadas por la Policía y Fiscalía formaron una organización delictiva dedicada a captar a personas de bajos recursos económicos a quienes ofrecían supuestos subsidios del Estado a través de los programas Techo Propio y Fondo Mi Vivienda.

Ofrecían la construcción de viviendas por 28 mil soles y para el cual hicieron depositar a las incautas personas 3210 soles que costaba un módulo.

El dinero que los agraviados depositaron era a la cuenta con código 0011-001-0012772-000 a nombre de Programa Social de Vivienda PSVR e Inversiones GAKU, dichas cuentas estaban directamente vinculadas a la empresa Consultoría e Inversiones Generales Acuña EIRL, cuya dueña es Lisa Acuña Farfán.

La organización

Para mayor credibilidad, “Alberth” integró a la organización que lideraba a su hermana Aiden Ponce Rodríguez y su cuñado Floriano Valverde Barboza, así como su gente de confianza Jazmin Karen Morales Peña, Manuel Omonte Nolberto y Jovita Thalía García Ramírez.

En conferencia de prensa realizada por el director de la V Macro Región Policial, Gral. PNP Carlos Tineo Crispín, explicó que la modalidad utilizada por la presunta organización es la pirámide, donde al primer grupo captado por los empadronadores les construían sus casas, al segundo grupo solo entregaron materiales (ladrillos, cementos, etc.) y al tercero no les dieron nada.

Según las diligencias preliminares realizadas por el Departamento de Investigación Criminal en coordinación con el fiscal César Palli Calla de la Primera Fiscalía Penal Corporativa de Huánuco, los integrantes cumplían roles específicos en la organización denominada “Los Elegantes de la Gran Estafa”. Alberto Villon era el cabecilla y simulaba ser el jefe zonal, Lisa Acuña Farfán (encargada de administrar la economía), Aiden Ponce Rodríguez (captadora), Floriano Valverde Barboza (seguridad), Jazmin Karen Morales Peña (logística), Manuel Omonte Nolberto (promotor inducción en error), Jovita Thalía García Ramírez (recepcionista y captadora).

“Albert” como era conocido Villón Rodríguez acudió a las diferentes municipalidades distritales buscando captar a incautas personas a quienes hacía creer que trabajaba en el programa Techo Propio del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. Tenía a su disposición un equipo logístico que, ante cualquier amenaza de ser denunciado por estafa, devolvía el dinero al quejoso sin antes hacer firmar un documento desistiendo de ser beneficiario de Techo propio.

Según el levantamiento del secreto bancario autorizado por el juez, de agosto a diciembre del 2020 a nombre de la empresa existieron 1516 aportaciones, recaudando en total 4’ 903 760 que correspondería al número de “beneficiarios del programa”.

Los agraviados

Los 22 agraviados que denunciaron haber sido estafados son: Clorinda Juana Justo Tarazona, Yeny Luz Tineo Morales, José Manuel Palacios Adauto, Ander Demostenes Justo Tarazona, Roberto Alexander Rubio Malpartida, Bertha Lida Sánchez Mory, Mariza Doroteo Maldonado, Susana Venancio Nieves, Mely Melissa Ayala Adan, Pilar Rosaria Huerto Lozano, Lucy Haydee Villanueva Mory y Surico Sindia Cueva Piñan.

También está Carlos Cántaro y Duran, Walter Gilmer Daza Gabriel, José Eduardo Castañeda Libia, Lilian Evelyn Aquino Durand, Roy Daniel Castañeda Libia, Emely Nancy Aquino Durand, Marciano Santos Orihuela, Luz Milagros Pozo Aquino, Deisy Garay Trujillo, Ana Cudena Evaristo, Edgar Sandoval Aróstegui y Javier Elmer Durand Castro.

El jefe policial hizo un llamado a los otros agraviados acudir a la unidad especializada en Calicanto para denunciar y evitar que dichas personas sigan operando con impunidad.

Leer Anterior

Premian a ganadores de concurso de fotografía “Memorias del valle del Pillco, rumbo al Bicentenario”

Leer Siguiente

Sindicado de matar a colaborador eficaz y mujer que lo delató participaron visualización de videos