Encarcelan a mototaxista acusado de violar a su ex delante de sus hijos

Como ocurre en casi el 90% de los casos de violencia familiar, una mujer de 34 años que sufriría de ‘trastorno de dependencia’, presentó una declaración jurada retractándose de sus afirmaciones realizada en Cámara Gesell. La finalidad era evitar que su expareja identificado como Franklin Simón Gargate (27) termine en prisión.

El caso que llamó la atención ocurrió la noche del 29 de enero en el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Amarilis cuando el juez Iván Aguirre Antonio iba a iniciar la audiencia de requerimiento de prisión preventiva presentado por el Ministerio Público. La madre de familia de iniciales G. L. L. L. (34) llegó a la sede judicial llevando consigo la declaración jurada negando toda agresión realizada por el padre de sus hijos.

El documento fue rechazado por el magistrado porque no cumplía los requisitos establecidos por ley. Además, no era creíble y espontáneo como declaró en Cámara Gesell el día que decidió denunciar a su expareja por el presunto delito contra la libertad sexual en la modalidad de violación sexual y contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de agresiones contra la mujeres o integrantes del grupo familiar modalidad de violencia física y psicológica.

Al final, luego de cinco horas de audiencia, el juez declaró fundado el pedido prisión preventiva por nueve meses y dispuso el traslado del detenido al penal de Potracancha, donde estará recluido hasta el 25 octubre, fecha que cumplirá los nueve meses de prisión preventiva.

HECHOS. La agraviada denunció en el Departamento de Investigación Criminal que el 23 de enero llegó de Huaraz para que sus hijos de 4 y 8 años visiten a su papá (Franklin Gargate). Los tres acudieron a la casa ubicada en la segunda etapa de la urbanización Santa Elena, donde fue retenida hasta el 26 de enero.

Entre lágrimas la agraviada narró a las autoridades la pesadilla que vivió junto a su expareja. Dijo que los tres días que estuve retenida contra su voluntad junto a sus hijos, fue agredida física y sexualmente, incluso en una oportunidad sostuvo relaciones sexuales contra su voluntad frente a sus pequeños por temor a ser agredida.

No solo era vejada, sino que Franklin Simón la insultaba con palabras soeces porque no aceptaba que la agraviada había iniciado una nueva relación en Huaraz. La última violación sexual habría ocurrido el sábado a las 3:00 de la mañana cuando llegó de trabajar con su trimóvil.

Leer Anterior

Encuentran sin vida a profesor en su habitación de Fonavi IV

Leer Siguiente

Lo condenan a cuatro años por desfigurar rostro a obrero

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *