Dictan cadena perpetua para depravado que violó, embarazó e hizo abortar a su menor hija

Walter Oriol Huamán Trinidad (55) fue condenado a morir en la cárcel por violar, embarazar y hacer abortar a su hija de 15 años. El caso que en su momento causó conmoción en la población huanuqueña, llegó a su fin con la condena emitida por el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de Huánuco.

Como informamos en su oportunidad, Huamán Trinidad, quien vivía con sus cuatro hijos en el jirón Tarma (Huánuco), aprovechaba que la segunda de sus hijas llevaba la cena a la casa de su hermano que cuidaba en Cayhuayna, para abusar sexualmente.

Según el testimonio de la agraviada, la primera vez fue cuando tenía 13 años. Contó que ocurrió cuando fue en la casa de su tío en Cayhuayna, donde su papá cuidaba. Al salir del colegio, su hermana mayor le mando su cena y como no tenía para el pasaje fue caminando desde el jirón Tarma hasta el jirón Las Palmeras en Pillco Marca, al llegar él estaba viendo televisión, entregó su comida y se fue a dormir a una de las camas que había. Allí aprovechó para ultrajarla.

Según la menor, la violación era casi todas las noches que iba a la casa de su tío en Cayhuayna. Las otras oportunidades fueron en el inmueble que alquilaba del jirón Tarma, donde por seguridad dormía con su hermanito de 10 años, pero su padre cargaba al pequeño, lo llevaba a otro cuarto para luego repetir el abuso.

Producto de la agresión, la niña quedó embarazada y cuando tenía cuatro meses, su papá le dio unas pastillas para abortar, pero, resultó mal porque fue entonces cuando todo se dalató.

Fue trasladada de emergencia al Carlos Showing Ferrari, luego al hospital Hermilio Valdizán, donde fue sometida a un legrado; todo ello sucedió en febrero del 2017. Enterados del hecho, la policía y fiscalía llegó al nosocomio para interrogar a la menor sobre su embarazo, pero la agraviada mintió señalando que fue violada por un adolescente y al no poder ser identificado, la Fiscalía de Familia archivó el caso.

Junto a sus hermanos menores, fue llevada a Lima, donde después de varios meses decidió contar la pesadilla que vivió al lado de su padre, por lo que su mamá sin dudarlo regresó a Huánuco para denunciar la violación de su hija. El caso fue tomado por la Sexta Fiscalía Penal Corporativa de Huánuco.

Inicialmente fue visto por la fiscal Melisa Anco Fernández; pero luego fue la fiscal Marly Espinoza Canchis, quien logró que Walter Oriol Trinidad sea sentenciado a la máxima pena de cadena perpetua.

Los magistrados ordenaron que el sentenciado sea sometido a un tratamiento terapéutico previo examen psicológico a fin de facilitar su readaptación.

Advertisement

Leer Anterior

Comandante de la Policía implicado en caso de coima se puso a derecho para evitar captura

Leer Siguiente

Nuevo director de Energía y Minas interesado en proyecto de gaseoducto