VIDA Y OTRAS CUESTIONES: Sadith Vela C.

 

Rompedora de cadenas

([email protected])

Inicio estas líneas con mi solidaridad dirigida a las mujeres que sufren violencia (psicológica, física o sexual).

Según el INEI, 7 de cada 10 mujeres sufren violencia, el 68,2 % de mujeres lo ha sufrido. Una buena parte de nosotras, alguna vez nos hemos chocado con seres del inframundo (hombres tóxicos) y si no fue así, en algún momento tendrán el infortunio de conocerlos, no hay que ir lejos para eso, están en todas partes, tienen diferentes edades, religiones, grado de estudios, niveles socioeconómicos, etc. Al principio se presentan como seres encantadores y perfectos, con una exagerada atención y detalles, luego empiezan con los celos desmedidos, los otros hombres son una amenaza para él, sea el hermano, el amigo, etc. las llamadas y los mensajes se vuelven muy frecuentes, buscan manipular y controlar todos los movimientos de la pareja, son muy posesivos e inseguros, gozan atacando el autoestima de la mujer, tratan de aislarla de su familia y sus amistades, su personalidad es muy cambiante y se victimizan con facilidad, la intimidación emocional es su arma, desprecian o critican con frecuencia, de las agresiones psicológicas pasan a las agresiones físicas, luego se arrepienten y se muestran mimosos,  piden perdón y lloran inconsolablemente, y el círculo se repite hasta ocasionar tragedias mayores, imaginen traer hijos en esas condiciones, el sufrimiento se multiplica.

¡Mujeres no seamos ilusas, esos tipos no cambian con tu amor o tu compañía! no hay forma, a menos que acepten que están fatales y busquen ayuda profesional.

Es importante reconocer el comportamiento de “hombres peligrosos” y arrancar esos tipos de raíz, para que no se metan en nuestras vidas y si están involucradas en ese círculo vicioso, salgan, huyan, pidan ayuda, denuncien.

Carajo, ninguna mujer merece soportar a hombres tormentosos, no hay excusa para mantenerlos junto a nosotras, la violencia contra la mujer es la más vergonzosa violación de los derechos humanos. El país requiere de mujeres libres y luchadoras ¡Rompe tus cadenas!

Las que superaron y salieron de ese hoyo, son rompedora de cadenas, dueñas de sí mismas, soberanas luchadoras y se merecen la gloria terrenal y celestial.

La violencia contra la mujer, es un problema de salud pública por lo que los ministerios (justicia, mujer, salud, educación, trabajo, etc.), la sociedad civil y población, debemos trabajar en unión para luchar contra la violencia de la mujer. Repugnemos juntos toda tentativa de feminicidio.

Leer Anterior

Defensoría detecta que 17 escolares fueron embarazadas por profesores

Leer Siguiente

Se incrementa problemas de ansiedad en servidores públicos

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *