Un año de pandemia: “A pesar del sufrimiento se desarrollaron emociones positivas”

Pese a tanto dolor y sufrimiento de miles de personas que perdieron a un ser querido a causa del covid-19, la pandemia trajo consigo emociones positivas a las familias, pues por el confinamiento padres e hijos recuperaron la comunicación entre ellos y los menores disfrutaron como nunca la compañía de sus progenitores, manifestó Carlos Bromley Coloma, médico psiquiatra del Ministerio de Salud (Minsa).

Cada uno tenía su vida organizada antes de la pandemia: los padres veían a sus hijos temprano, a la hora que se preparaban para ir al colegio, pero en la noche, cuando llegaban del trabajo, los encontraban dormidos. “No compartían el día a día”, explica el especialista.

“Cada uno funcionaba por separado, y debido a la cuarentena, han estado juntos y unidos, física y emocionalmente por obligación, y eso les ha permito a muchos mejorar la comunicación en sus hogares. Los padres hablan ahora más con los chicos y los adultos mayores se sienten más acogidos”, comentó en el programa Saludable Mente de Andina Canal Online.

Los más favorecidos por este acercamiento han sido los menores, niños y niñas que, como nunca, han tenido a sus padres disponibles las 24 horas. No ha sido fácil, pero en el 2020, a pesar de las dificultades, las relaciones familiares han mejorado poco a poco, y eso permitirá en el futuro optimizar la comunicación, señaló Bromley.

Pero este acercamiento también tuvo su lado negativo. Los divorcios, dijo el experto, aumentaron porque en estas circunstancias convivir bajo el mismo techo, las 24 horas, con preocupaciones laborales y económicas, se necesita de mucha tolerancia y empatía que, desgraciadamente, muchas parejas no tenían entre sí y lo descubrieron durante el confinamiento.

Efectos emocionales en niños y niñas

El especialista consideró mencionó que, cuando todo se normalice, a los pequeños les costará acudir a las escuelas y recibir clases de manera presencial. “Los más pequeños empezaron su educación inicial de forma remota, en una edad en la cual se empieza el aprendizaje social, se relacionan con sus compañeros de la misma edad, y buscan tener amigos para compartir. Eso no ha ocurrido”.

“La presencialidad, inicialmente, será una experiencia intensa, van a tener dificultades para socializar porque debieron aprenderlo cuando les correspondía, pero se cortó el proceso por la pandemia. Sin embargo, poco a poco se revitalizará la sociabilidad que los caracteriza y podrán construir sus lazos de amistad, tan importantes en su etapa inicial”.

Bromley Coloma informó que el Ministerio de Salud (Minsa) evalúa la creación del Viceministerio de Salud Mental para enfrentar los problemas emocionales que se derivarán de la pandemia y que durarán todavía muchos años.

El interés de la institución es viabilizar formas de comunicación entre las personas organizando grupos que se reúnan de forma virtual y mediante paseos (con estricto cumplimiento de las medidas sanitarias), para que compartan y eviten la soledad, pues, genera depresión y suicidios.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha dicho que el mundo está empezando a padecer un trauma mental masivo, y llama a los gobiernos a desarrollar esfuerzos para darle prioridad a la salud mental y autoridad a las entidades responsables de trabajar el tema”, indicó.

// Agencia Andina

 

Leer Anterior

PERSONAJES: El comandante Lucio

Leer Siguiente

Defensoría advierte falta de medicamentos para el dengue y leishmaniasis en centro de salud de Leoncio Prado