¿Sabes cuál es el enemigo silencioso para nuestra salud?

Foto: Internet

Si hay un enemigo silencioso para nuestra salud es, sin duda, la diabetes. Esta es una enfermedad multifactorial que no muestra síntomas al inicio, por lo que la prevención juega un rol decisivo para detener su incremento en nuestro país.

La llegada del covid-19 nos mostró que fueron los pacientes diabéticos quienes corrieron alto riesgo. “La diabetes mellitus es una condición que implica un estado inflamatorio en las personas que la padecen, es decir, tienen más riesgo de complicar eventos infecciosos. Ello porque la hiperglicemia afecta el correcto funcionamiento del sistema inmune. Se encuentran en desventaja frente a cualquier proceso infeccioso porque ya tienen desgastado, de alguna manera, el sistema de control de la inflamación”, explica la doctora Viviana Nair Ulloa, gerente médico de Novo Nordisk para Centro y Latinoamérica, tras consultarle en entrevista para El Peruano, su mirada clínica respecto a la diabetes en relación con la pandemia que vivimos a escala mundial.

“Por ello, esta comorbilidad de la diabetes aumentó el riesgo de mortalidad, ya que el cuerpo no tuvo suficientes recursos para poder combatir esta infección viral que lamentablemente cobró la vida de tantos peruanos”, reflexiona la especialista.

Pero, ¿por qué la diabetes no es tomada tan en serio, pese a que encierra tantas consecuencias en nuestra salud? “La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad multifactorial. Tenemos el tema hereditario, pero también el efecto del medioambiente. El sedentarismo, la obesidad, los malos hábitos de alimentación. Todo eso lleva a desarrollar la enfermedad. Nadie puede mirar a alguien y decir tiene diabetes, eso solo se confirma en el laboratorio. La verdad es que nuestro entorno no propicia la prevención. A veces ocurre que nos preguntamos qué síntomas debo tener, pero en diabetes debemos hablar de factores de riesgo”, explica.

Si hablamos entonces de riesgo, la palabra indica una posibilidad de daño y la interrogante nos confronta a la pregunta sobre qué es lo que me expone a ser diabético.

“Empecemos por la edad. De 45 años para arriba todos deben medirse a glucosa una vez al año. Incluso a una edad menor si se tiene obesidad. Debemos considerar si es que tenemos familia con diabetes en primer grado, si se ha tenido un embarazo y se ha desarrollado diabetes gestacional; o si ha tenido un hijo que ha pesado más de cuatro kilos. Todas esas son señales de que esa persona es susceptible de desarrollar diabetes muy pronto”.

NO ESPERAR SÍNTOMAS

Para la doctora Ulloa, la visión preventiva de las enfermedades es la que nos toca difundir. Si reaccionamos cuando la glucosa pasa de 180, ya es muy tarde. La diabetes se diagnostica con 126 de glucosa en ayunas o más. Entonces, cuando alguien ya tiene síntomas tiene 180, ¿hace cuánto tuvo 160? Se calcula que cuando se diagnostica la diabetes, ya la enfermedad tiene cinco años. No hay que esperar síntomas, sino modificar factores de riesgo que puedan ser modificados”.

“Por ejemplo, nuestra edad o familia no podemos cambiarla, pero sí nuestros hábitos. Incorporar nuestras pausas activas en el trabajo remoto. Tener al menos 150 minutos de actividad. Siempre hay tiempo, no hay excusa”, sentencia.

Finalmente, aconseja que procuremos no consumir alimentos azucarados. “No necesitamos añadir azúcar, eso es un invento. Es rica y nos gusta, pero no la necesitamos. La idea es procurar una alimentación saludable, chequearse de una manera preventiva, hacer ejercicios. Es decir, tomar el control desde el punto de vista de prevención”, señala.

Debe tenerse en cuenta que no hay cura para la diabetes. Puede haber una remisión de la hiperglicemia con la medicación, con la alimentación puede controlarse muy bien, pero no se cura.

Artículo de la periodista Cecilia Fernández Sívori, publicado con el título: Enemigo silencioso (Tomado de elperuano.pe)

Advertisement

Leer Anterior

Portugal y Uruguay hoy se vuelven a ver en un mundial

Leer Siguiente

Salud exhorta a completar dosis contra la Covid-19