Mitos y verdades sobre la costumbre de cenar y el sobrepeso

 Son muchas las ideas que circulan entre la gente sobre si es o no conveniente cenar para bajar de peso o de consumir determinados productos por la noche para beneficiar nuestra salud.

Al respecto, la nutricionista de EsSalud, Ana Ramírez, señaló que la cena es imprescindible que facilita nutrientes necesarios para un correcto funcionamiento del organismo. Sin embargo, esta debe ser a la hora y en las porciones adecuadas.

Si una persona quiere estar saludable y delgada debe descartar de la cena las frituras, gaseosas, café y algunas frutas en las noches por su alto contenido calórico que hace a la persona más propensa a  la obesidad.

“Nuestra cena debe corresponder a nuestra edad y nuestro estado fisiológico (género, estado de embarazo, madre lactante, entre otros). Nuestra alimentación diaria (desayuno, almuerzo y cena) debe comprender en promedio 2,000 calorías en el caso de mujeres y de 2,400 mil para los varones”, indicó.

Pero en el caso específico de la cena diaria, esta no debe exceder de las 500 calorías y además se debe cenar unas 3 a 4 horas antes de dormir.

La especialista explicó que al dormir entramos en un estado “de reposo” y el consumo calórico es mínimo, por lo cual, al ingerir una cena altamente calórica estaríamos “sobrecargando” nuestro organismo.

“Y al no gastarse todos los nutrientes energéticos estos se convertirán en reserva energética, es decir, grasa corporal que genera problemas como el sobrepeso, la obesidad, el desorden del sueño, la hipertensión y otras cardiopatías”, señaló.

Lo recomendable es una cena ligera, basada en una ensalada de verduras con algún suplemento proteico como el queso, huevo, pollo o pescado, y también una porción de yogurt o leche descremada.

Además, se recomienda evitar el consumo de frutas por las noches, en especial las consideradas flatulentas (que producen gases) como las manzanas, las naranjas, las mandarinas, los limones, los plátanos, las ciruelas, las pasas y otros, debido a que aportan un alto contenido calórico que no será aprovechado.

Sin embargo; no se debe descartar el consumo diario de 3 a 4 frutas que contengan un peso de 150 gr. a 200 gr. c/u.  

MITOS Y VERDADES

“Yo no ceno porque quiero bajar de peso”. Falso: mantenerse en un ayuno prolongado (más de 12 horas) produce “mayor apetito” al día siguiente, por lo que se ingiere el doble de ración, y en lugar de adelgazar, se incrementaría la ingesta de calorías.

“No debo comer carbohidratos por las noches, pues mi organismo lo convierte en grasa”. Verdadero: al dormir, el consumo calórico es mínimo; por ello, cuando ingerimos abundantes carbohidratos se convierten en “reserva energética”, o sea, grasa corporal.

“No debo comer frutas por la noche”. Falso: se recomienda el consumo de frutas durante todo el día, sin embargo, se deben evitar algunas frutas consideradas flatulentas.

Leer Anterior

24.05.2022

Leer Siguiente

Pedro Castillo anuncia nuevos cambios en el Gabinete en próximos días