Conozca las seis razones del por qué dormir es tan importante para la salud

Por: Cecilia Fernández Sivori*

Dormir bien es tan importante para la salud como hacer ejercicios con frecuencia y seguir una dieta balanceada para mantenernos sanos y fuertes. Es vital para la homeostasis o equilibrio de todos los sistemas del cuerpo necesarios para sobrevivir y funcionar de manera adecuada.

Se aconseja que los adultos duerman entre 7 y 9 horas; los niños mayores de 5 años de 10 a 13 horas y los adolescentes de 9 a 11 horas. El neurólogo Frank Villarreal, coordinador de la Unidad de Medicina del Sueño de la Clínica Ricardo Palma, explica que dormir bien es fundamental para despertar tranquilo y reposado a fin de tener una predisposición favorable para el desempeño de las diversas actividades diarias; como estudiar, trabajar, leer, practicar deportes, entre otras. A continuación conozca sus principales beneficios:

Corazón fuerte y sano

Diversos estudios han demostrado que la privación de sueño lleva consigo un estado permanente de inflamación del endotelio (la capa más interna de los vasos sanguíneos), que predispone a mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, como infarto cerebral, de corazón, presión alta e hipertensión pulmonar. Recientemente, la Sociedad Americana del Corazón ha recomendado incluir el sueño como uno de los ocho pilares de la salud cardiovascular.

Cuide la salud metabólica

Muchas investigaciones dejan al descubierto los efectos perjudiciales del mal dormir sobre la salud metabólica. La privación de sueño genera mayor tendencia a ganar peso. Esto debido a factores hormonales como el aumento de la hormona grelina, implicada en el incremento del apetito. Asimismo, se ha comprobado que existe una tendencia en las personas privadas de sueño a una distribución anormal de la grasa corporal, mediado, entre otras, por la hormona leptina. También se ha visto alteraciones en la producción de la hormona de crecimiento, en hormonas sexuales y en el cortisol, lo que trae consigo efectos perjudiciales a la salud.

Buen ánimo y mayor control del estrés

Los síntomas tras dormir mal llevan consigo la propensión a cambios de humor caracterizados por sensación de desánimo, apatía y anhedonia (incapacidad de sentir placer, pérdida de interés y de satisfacción en las actividades de la vida). De manera crónica puede simular síntomas muy parecidos a depresión. La privación de sueño también trae consigo la disminución de la tolerancia al estrés y menor capacidad para resolución de problemas. Una persona con mala calidad de sueño no se adapta bien a las exigencias diarias, lo que le genera mayor ansiedad.

Mejora del rendimiento cognitivo

De manera fascinante, el cerebro realiza múltiples funciones durante el sueño. Al contrario de lo que puede pensarse, el sueño no es un estado quiescente para el sistema nervioso central. Este produce activamente la asociación de nuevos recuerdos a los ya vividos y aquí los recuerdos de corto plazo se fijan en la memoria a largo plazo. Además, la privación de sueño predispone a menor capacidad de atención, lo que conlleva a menor capacidad de aprendizaje.

Advertisement

La falta de sueño crónica muestra expresión de biomarcadores como el conocido betaamiloide, que también está presente en enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

Reduce riesgos de accidentes

Muchos de los accidentes de tránsito, laborales y domésticos están ligados a la somnolencia. Es muy conocido que existen horas de la madrugada de mayor siniestralidad en las pistas, esto es atribuible al cansancio y letargo. Los conductores que no duermen o tienen mala calidad de sueño tienen mayor tendencia a presentar cansancio al conducir, expresado en pequeñas cabeceadas, pérdida de control del vehículo o incluso quedarse dormidos mientras están detenidos en el tráfico.

Aumenta el rendimiento físico

Junto con el sueño, el ejercicio físico ha surgido como otro de los pilares para la buena salud. Sueño y ejercicio físico están interrelacionados y la carencia de uno afecta el desempeño del otro. El buen descanso asegura una mejor reparación muscular posterior al ejercicio, mejor desempeño físico, así como mejor aprendizaje de técnicas deportivas.

La medicina deportiva utiliza mucho de lo aprendido en la medicina del sueño para mejorar el desempeño de deportistas de alta competencia.

Recomendaciones

El sueño ayuda al organismo a repararse, recuperarse y regenerarse. Descanse lo suficiente. Al acostarse, ponga en silencio el celular y déjelo en un cajón, apague la luz y todos los equipos electrónicos que pueda tener en su habitación. Así podrá descansar mejor y amanecer con energía y buen humor (Tomado de elperuano.pe).

*Periodista // mfernandez@editoraperu.com.pe

Advertisement

Leer Anterior

Observan mal almacenamiento de medicamentos en Ambo y Huánuco

Leer Siguiente

Expresidiario que cumplió pena por robo agravado regresa al penal por intentar robar un trimóvil