¡Atención! Se incrementan casos de tendinitis en mano por uso excesivo del celular

El celular se ha convertido en un artefacto casi indispensable en la vida diaria, sin embargo, su uso permanente está generando numerosas complicaciones físicas, entre ellas tendinitis en los dedos de la mano, sobre todo los pulgares.

El doctor Alfonso Lazo Dávila, jefe del Servicio de Traumatología del Hospital Alberto Sabogal Sologuren, refirió que el número de casos se incrementó hasta en 20%, sobre todo en jóvenes y madres primerizas.
“Hay varios factores de riesgo que han aumentado los casos de tendinitis, pero el fundamental es la tecnología; sobre todo por el uso exceso del celular y del mouse. Las personas que trabajan en las empresas de 8 a 10 horas y están tecleando todo el día o usando el mouse largo tiempo tienen, definitivamente, una sobrecarga en los tendones. Este tipo de patologías ha crecido entre un 10% a 20%”.
Las lesiones más comunes se ubican en los pulgares. “Hay dos tendones en el pulgar que permiten su movimiento de apertura y cierre.  Cuando hay un movimiento repetitivo puede surgir una inflamación conocida como tendinitis del extensor del pulgar o tendinitis de Quervain, que es muy dolorosa”.
El experto de EsSalud comentó que las generaciones anteriores no usaban el pulgar como ahora y, por el contrario, todo el peso de la actividad en la mano estaba puesto en el dedo índice.
“Con las nuevas tecnologías, el uso del pulgar es determinante. Hay personas que todo el día están tecleando y sosteniendo el celular, eso produce una sobrecarga. No hay que olvidar que se trata de un dedo muy importante, el 60% de la función de la mano depende del pulgar”.
El sobreuso de este dedo ocasiona el engrosamiento de uno de los tendones, lo que reduce su flexibilidad y la aparición de molestias y dolor. Esta inflamación no tratada a tiempo puede llevar a una lesión que se perpetúe en el tiempo.
Madres con bebés pequeños 
El otro grupo poblacional afectado por este tipo de malestar es el conformado por madres con hijos recién nacidos o niños pequeños.
“Es frecuente en mamás con hijos de 6 a 12 meses de edad o en personas con niños a su cargo. Es común verlas llegar después del primer o segundo mes del parto con intensos  dolores en el pulgar, porque están cargando al bebe, cambiando pañales. Hablamos de 10 a 11 kilos que se tienen que cargar de manera constante, a eso se suma que hay que dar de lactar.
Esta complicación médica se presenta también en personas que practican deportes con raquetas o palos y que requieren realizar movimientos con la muñeca. De igual manera entre quienes realizan deportes de contacto, en los que se reciben golpes en el área de los tendones involucrados en la movilidad y flexibilidad de la mano.
 
Dedo en gatillo 
Otro malestar relacionado con los tendones de la mano es el denominado “dedo en el gatillo”.
Este se hace evidente porque uno de los dedos (puede ocurrir en cualquiera) se queda atascado en una posición de flexión. Además, hay presencia de un chasquido cuando se abre o cierra.
Esta afección es más frecuente entre personas con trabajos o pasatiempos que demanden acciones repetitivas de agarre.  Es común entre mujeres y personas con diabetes.
“En el caso del “dedo en gatillo” uno lo palpa, hace el diagnóstico y con una infiltración el caso mejora. Se pide también que cambie de actividad o de mano al usar el mouse durante sus tareas cotidianas”.
El Dr. Lazo Dávila indicó que los tratamientos para estos problemas dependerán del dolor y la gravedad del caso. En algunos bastará con terapia, en otros se necesitará hacer una infiltración o cirugía.
“Las personas que emplean las manos en sus funciones laborales deben hacer pausas cada media hora o 45 minutos por espacio de 5 a 10 minutos. Eso va a evitar la sobrecargar de los tendones. En esas pausas se deben hacer ejercicios de estiramiento y relajación. Las manos deben colocarse en una posición anatómica”, sugirió.
// Fuente: Andina
Leer Anterior

El mono ‘maquisapa’ que está desapareciendo en los bosques de Perú

Leer Siguiente

Tips para identificar las fortalezas de tus hijos

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *