Ella, un vicio inmortal

Los celos y la mala decisión El sol se mostraba poderoso, las flores daban la bienvenida y las aves afinaban las voces para el canto del día, cuando mi perverso destino brotaba cual rayos solares…