Ella, un vicio inmortal

Pasión inevitable El Mishti echa un vistazo sospechoso a Pablo, y el adicto sigue ahí, observándola e imaginándola de numerosas maneras posibles.  El buen amigo de Pablo, vestía un mameluco ya desgastado, las botas blancas…