Semana Santa: conozca la última morada de la Virgen María

Esta sería la última morada de la Virgen María. La capilla está ubicada en Éfeso, Turquía. Foto: ANDINA/Jessica Olaechea

El silencio se pintó de verde; la atmósfera es de paz y espiritualidad… “Este es un lugar de adoración”, se lee al ingreso del lugar considerado la última morada de la Virgen María, muy cerca de los restos arqueológicos de Éfeso, en Turquía, adonde habría sido llevada por el apóstol san Juan a quien Jesús se la confió antes de morir en la cruz.

En la cima de una pequeña montaña se erige Meryem Ana (Casa de la Virgen María), a la cual llegaban miles de turistas hasta antes de la pandemia del coronavirus (covid-19), sobre todo en fechas importantes en el calendario católico, como la Semana Santa.
¿Y cómo se descubrió este lugar? El libro “La vida de la Virgen María”, publicado en el siglo XIX, da a conocer las revelaciones de la religiosa alemana Catalina Emmerich, quien, sin haber estado nunca en Turquía, describió con “sorprendente exactitud” la colina de Éfeso —lugar inscrito por la Unesco como Patrimonio Mundial el 5 de julio del 2015— y la casa donde vio que transcurrieron los últimos años de la Virgen María.
A partir de ello se formaron dos expediciones científicas (1891) y al final de los trabajos se encontró el lugar y las ruinas, poco antes de 1900, tal cual las había descrito Emmerich, quien fue beatificada por Juan Pablo II en el 2004.
El primer papa en visitar esta morada turca fue Pablo VI (1967); luego lo haría Juan Pablo II (1979), quien dijo que el santuario es un lugar de peregrinación para los cristianos, y Benedicto XVI (2006).

Esta imagen es la réplica, a gran escala, de la que se encuentra dentro de la capilla que habría sido la última morada de la Virgen Maria, en Turquía.

Escondida

Tras atravesar un largo camino lleno de árboles y vegetación, cuesta arriba, se encuentra casi escondida la capilla cruciforme (en forma de T), construida sobre los restos de la casa de la Virgen María de Éfeso.
En el recorrido se erige la réplica, pero a gran escala, de la imagen de la Virgen María que protege la modesta casa de la madre de Dios construida de piedra.
“Los fundamentos [cimientos] son de los siglos I y IV . Una parte del edificio es del siglo VII y la última restauración se realizó en 1951”, dice la reseña histórica del lugar. Solo un cuarto central y otro a la derecha del altar, que habría sido la habitación de la Virgen María, están abiertos al público.
En el interior, sobre un altar, hay una pequeña imagen de la Virgen María sin manos y con la nariz quiñada. Sin decoraciones y apenas unas imágenes de la madre de Dios, el acogedor ambiente, impregnado de espiritualidad, invita a la oración.

Esta es el 'Agua de María', una fuente ubicada a la salida del área de la capilla.

Al culminar el recorrido por el pequeño santuario, los peregrinos descienden por una escalera para visitar la fuente del ‘Agua de María’, a la que se atribuyen propiedades curativas y hasta milagrosas.Y unos metros más allá hay un extenso ‘muro de los deseos’.
Cualquier soporte es bueno para dejarle una petición o agradecimiento a la Virgen María: se observan servilletas, cartones, recibos y hasta envolturas de golosinas ante la falta de una hoja de papel.
El muro de las peticiones y agradecimientos concita la atención de los visitantes que no dudan es escribirle unas líneas a la Virgen María.

Sustento

Se sustenta que el recinto fue la última morada de María en una “prueba derivada de las Sagradas Escrituras”: san Juan, en su evangelio, narra que el Señor, antes de morir, le confió a la Virgen al decirle: “He aquí a tu madre” y desde aquel momento la tomó consigo.
Según los Hechos de los Apóstoles, después de la muerte de Jesús se desencadenó en Jerusalén una persecución contra los cristianos. En consecuencia, los discípulos de Cristo se esparcieron por el mundo para predicar la palabra de Dios; san Juan llegó al Asia Menor y, lo más probable, es que llevó consigo a la Virgen María.

Descubrimiento

Se precisa que la “confirmación histórica” se basa en dos pruebas: la tumba de san Juan en Éfeso y el Concilio Ecuménico celebrado en Éfeso, en el año 431, en la primera iglesia del mundo dedicada a la madre de Dios, para reconocer el dogma de la maternidad divina de María.
Además, existe la tradición oral conservada por los fieles ortodoxos del pueblo de Kirkince, descendientes de los primeros cristianos de Éfeso que llegan en peregrinación cada año para celebrar en el santuario la fiesta de la Dormición de la Virgen María. Según sus antepasados hay la creencia de que María vivió y murió en este lugar, al que llamaban Panaghia Kapulu.
Otra imagen de la Virgen María se erige a la salida de la modesta capilla.
A partir del siglo V de nuestra era, la Casa de la Virgen María se convirtió en un importante lugar de peregrinación cristiana, señala la Unesco. El lugar es visitado, además, por ortodoxos y musulmanes. Cada 15 de agosto se celebra una ceremonia para conmemorar la Asunción de María.
En tiempos de coronavirus, el silencio en Meryem Ana es total. El Ministerio de Interior turco declaró un estricto toque de queda de 48 horas a partir de las 0:00 horas del sábado en 31 provincias para luchar contra el avance del covid-19. En Turquía, el número de infectados supera los 47,000 y los fallecidos suman 1,006.
Texto y foto: Andina

Leer Anterior

Aprenda a conservar mejor los alimentos para que duren más

Leer Siguiente

Aislamiento social ayudará a salvar a los más vulnerables

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *