César Vallejo, redentor indiscutible(I Congreso Internacional de Lingüística y Literatura – II)

Víctor Raúl Osorio Alania (*)

 La Casa-Museo César Vallejo, en Santiago de Chuco, resulta fastuosa con la línea de tiempo sobre el vate universal, no obstante, hay información escueta cuando apunta el tema abordado: «Viaja a Lima para matricularse de primer año en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Deja los estudios por problemas económicos. Trabaja como “preceptor” de los hijos del hacendado Domingo Sotil, en Acobamba». O sea, doce términos para el reto, ahí estamos con los vitales pergeños.

Domingo Sotil Tapia fue apodado “El Sordo” por sus peones, porque ignoraba los ayes o quejas, empero, asuntos de finanza escuchaba muy bien. Tuvo bienes en varios rubros. En Racracancha, próximo a Punrún (Pasco), criaba ganado ovino para surtirse de carne y vender a sus jornaleros; en Racco, distrito de “Simón Bolívar”, Pasco, tenía potestad sobre las florecientes canteras de piedras de “Alaymosca” o “Allaymosca”, así obtuvo ruedas de molino para sus ingenios mineros que operaba en el Cerro de Pasco, ciudad techo del mundo a 4.338 msnm. Domingo Sotil poseía haciendas en Parcoy, Viroy, Waqas (Huagas), Pascana. Acobamba (Ambo), Quichas (Oyón).

Semejanzas y diferencias entre Acobamba (Huácar) y Santiago de Chuco (La Libertad)

Semejanzas. Las dos villas ocupan la región natural quechua (2.300 a 3.500 msnm). Es decir, Acobamba hállese a 2.800 metros de altitud, mientras que Santiago de Chuco está a 3.120 msnm.

Patrimonio natural. Acobamba divisa desde los hombros de Marqash, más arriba del mapa peruano, Santiago de Chuco lo hace desde el otero Pirámide en Angasmarca, distrito de Santiago de Chuco.

El paisaje bucólico resalta con similar producción agraria: maizales, habares, trigales, cebadales, papares.

La ganadería se desarrolla en menor escala (ovino, vacuno, caprino, equino). Lógico, también la crianza de animales menores (cuy, gallina, pato, pavo, cerdo).

Cosecha de sus productos y leña trasladan en el jumento.

El quechua constituye el segundo idioma oficial en ambos lugares.

Les antepusieron el nombre de santos cristianos. Por ende, San Pedro de Acobamba (29 de junio), Santiago de Chuco (25 de julio).

Gastronomía. Tarwi o chocho (Lupinus mutabilis), picante de cuy, caldo de cabeza con mote, caldo de cordero, sopa o caldo de habas, chicha de jora.

Valoran con fina delectación el aporte y la vigencia de César Abraham Vallejo Mendoza.

Sombrero, manta (damas), poncho (varones) forman parte de la indumentaria cotidiana.

Los hijos residentes retornan en los feriados (Semana Santa) y fiesta patronal de sus pueblos.

Diferencias. La toponimia de Acobamba resulta voz original, aqo es tierra con guijarros, mientras que bamba, llano.

“Acobamba, Patria Ilustrativa de César Vallejo”, propuesta de vuestro servidor.

Acobamba dista a 51 km de Huánuco, capital regional.

César Vallejo fue preceptor de los hijos de Domingo Sotil Tapia (mayo-diciembre 1911). La casa hacienda ya no existe.

El topónimo Chuco, palabra auténtica, en alusión a sombrero y vuelo alto.

“Santiago de Chuco Capital de la Poesía del Perú”, epígrafe que ostenta desde el jueves 3 de abril de 2014, Ley 30176.

Santiago de Chuco distante a 161.5 km de la capital regional, Trujillo.

César Vallejo nace y estudia la primaria en su tierra natal. La Casa-Museo César Vallejo genera turismo e ingreso económico.

Entrevistas. “Fuerte como un roble”, así califico a Teófilo Rojas Velásquez (n. 1930). Cuéntame de los cuartos que tenía la hacienda. Sala, comedor, dormitorio, despensa, cocina. Por arriba era mantequillera, ahí estaban los que hacían el queso, más arriba era conejera, corralito para becerros; por allá, era carpintería, cerca se guardaba alfalfa para caballos, sitio de aparejos, por abajo, por la plaza, ya era almacén para guardar herramientas, montura, aparejo de mulas, más abajo era cantina, para salir a la plaza ya era torre, campana…

Advertisement

Alejandro Leiva Chamorro nació el 11-enero-1960 en Acobamba, Huácar. ¿Qué recuerdas de la casa hacienda que pertenecía a la familia Sotil? Recuerdo cuando estaba vivo el señor Leoncio Sotil. Ellos tenían una casa hacienda por lo menos de 30 metros de largo por 10 de ancho y sus principales puertas para poder entrar, según la historia había una piedra cuadrada y ahí decía que la hacienda fue fundada en el año 1826…

Marcos Trujillo Montesinos, alcalde del Centro Poblado San Pedro de Acobamba. ¿Hasta cuándo se ha conservado la casa hacienda? En realidad, esa construcción lo hubiéramos tenido como un patrimonio dentro de la comunidad, pero nuestras autoridades que pasaron tomaron la decisión de demolerlo más o menos en 1998.

Diálogo con Wilfredo Sotil Cortavarría (n. 9-enero-1964, en Huánuco), bisnieto de Leoncio Sotil Tapia, doctor en educación y abogado, docente de la UNHEVAL. ¿Cuáles son los recuerdos que guardas de la casa hacienda? «En el centro de la plaza había un cuadro de mi bisabuelo con todos sus hijos y ahí estaba sentado Vallejo» y no sé, creo que un poco por el error de una tía (la hermana de mi papá) lo quemó…

Conclusiones. Uno. César Vallejo (junto a Camilo Auvert, francés, Troncoso, cura español, Américo Espá, cocinero italiano) permaneció en Acobamba desde mayo hasta diciembre de 1911, cumplió la función de preceptor de Francisco y Leoncio Sotil Woolcott, hijos de Domingo Sotil Tapia.

Dos. El poema Soneto fue publicado en El Minero Ilustrado, N° 782, Cerro de Pasco, diciembre 6 de 1911; pronto, Vida e ideal, en el mismo diario, N° 798, marzo 27 de 1912. Ambos aportes conciernen a César Vallejo.

Tres. No queda una sola piedra de la casa hacienda que pertenecía a la familia Sotil, fue derruida en 1998, según confesión de lugareños entrevistados.

Cuatro. La línea de tiempo del vate universal (en la Casa-Museo Cesar Vallejo, Santiago de Chuco), solo destella una docena de palabras sobre Acobamba: «Trabaja como “preceptor” de los hijos del hacendado Domingo Sotil, en Acobamba».

Cinco. El día miércoles 5-noviembre-2008, 18:30 h, reunión general con el propósito de buscar un nombre propio para la Institución Educativa Integrada N° 32183 de Acobamba. «Por voto mayoritario de los asambleístas se acordó nominar a la institución… César Vallejo Mendoza con 68 votos y cuatro votos para Juan Velasco Alvarado» (libro de actas N° 8, p. 124).

Recomendación. Si Santiago de Chuco ostenta el epígrafe de “Capital de la Poesía del Perú”, Acobamba debería rotularse como “Patria Ilustrativa de César Vallejo”.

 Un ápice más. Mediante la maestra Rossy Majino Gonzales, presidenta del I Congreso Internacional de Lingüística y Literatura, reitero los parabienes a la Especialidad de Lengua y Literatura, Facultad de Ciencias de La Educación, UNHEVAL, por la experticia desplegada en dicha actividad.

(*) “El Puchkador de la Nieve”

Advertisement

Leer Anterior

Jairo, el joven que venció la pobreza a fuerza de estudio

Leer Siguiente

Con 11 equipos empezaría la Liga de Huánuco

RSS
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share
Telegram
Tiktok