Huánuco de luto, adiós Virgilio López Calderón

Por Paola Reynaga

El pasado sábado 2 de febrero, la ciudad de Huánuco se vistió de luto ante la noticia del deceso del conocido “Cronista de Huánuco”, el Dr. Virgilio López Calderón, quien dejó este mundo la madrugada del sábado en el hospital Guillermo Almenara Irigoyen, de la ciudad de Lima.

Los restos del insigne huanuqueño fueron trasladados a nuestra ciudad la mañana de ayer domingo y están siendo velados en el local del ex Cine Central.

Así mismo, la municipalidad provincial de Huánuco ha anunciado un merecido homenaje a las 8:30 de la mañana de hoy, posteriormente se celebrará la misa de cuerpo presente en la iglesia San Francisco a las 9 de la mañana, y los restos serán trasladados a Las Pampas para el sepelio correspondiente.

Recordemos que la pluma de López relata las diversas historias de los personajes huanuqueños, sus costumbres y lenguaje. “Mi trabajo es tratar de llevar al infinito las tradiciones de Huánuco y el lenguaje particular que está perdiéndose. La crónica huanuqueña es muy particular, diría que es un género único en el Perú. Yo no soy historiador, soy un escritor que relata la vida de los huanuqueños con mi propio aderezo”, señalaba López Calderón.

El cronista de Huánuco

Llamado “El Cronista de Huánuco”, Virgilio López Calderón, nació el 05 de junio de 1936 en esta primaveral ciudad. Médico de profesión, es autor de una literatura de rescate de las tradiciones, lugares, personajes, hechos y hasta del léxico perteneciente al pasado no tan mediano de Huánuco.

Su padre fue el maestro Virgilio E. López y su madre doña Grimanesa Calderón. Sus estudios primarios los cursó en el Centro Escolar Hermilio Valdizán y su educación secundaria en el Colegio Nacional Leoncio Prado. Su carrera profesional en medicina la siguió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de donde egresó como médico cirujano en 1964. Posteriormente, 1975, optó el grado de Doctor en Medicina otorgado por la misma Universidad.

En la década del 80 López Calderón incursiona con éxito en la literatura huanuqueña. Antes de comenzar a publicar sus crónicas en la Revista PERU (1987), fue antologado en el “Cuento Huanuqueño”(1982). Hasta la fecha se conoce más de cuarenta crónicas que conforman los siguientes volúmenes: “Crónicas del Ayer” (1987), “Gaucho Besada y Otras Crónicas del Ayer” (1989), “Miguel Guerra y Más Crónicas del Ayer” (1992), “La Fiesta de Bermúdez” (1993) y “Nuevas Crónicas del Ayer” (2000).

Advertisement

Asimismo ha sido incluido en: Antología Huanuqueña. Siglo XX, Tomo I Narrativa y Tomo II Poesía, publicados en 1989 y 1990, respectivamente. Virgilio López es miembro de la Agrupación Cultural Convergencia, con la que publicó el texto “Enconjunto” (1989).

Canesú

“La idea más remota de mi conciencia la tengo de los 3 años, cuando escuché la palabra “canesú”, que se grabó en mi memoria por su sonido rimbombante y eufónico.

Después he sabido que canesú tiene ese encanto sonoro porque viene del francés y designa el cuerpo del vestido de una dama, pero sin mangas y también se llama así a la parte superior de una camisa.

Canesú la escuché de los labios de mi tía Rosita, costurera o modista, quien vivió con nosotros, era la hermana soltera de mi madre. Yo fui su sobrino engreído y por eso me acompañó siempre, hasta su muerte.

Aquél día que escuché canesú salí a la calle por la puerta de mi casa que da al jirón Crespo y Castillo y al mirar aquel mundo nuevo, mis ojos llagaron al fondo de la calle que lleva hacia Rondos y vi una pared blanca con una ventana oscura y alargada. Pues ello me pareció un canesú y así la llamaba a esa casa, cada vez que la veía”.  Virgilio López Calderón (1936-2019)

Advertisement

Leer Anterior

Minedu lanzará desde Huánuco plan piloto ‘Ugel moderna’

Leer Siguiente

Huánuco clasifica al nacional de voleibol