El hambre empieza a perturbar en zonas periféricas de la ciudad de Huánuco

Antes recordemos que hace tiempo atrás la Organización de Naciones Unidas, dijo que el Coronavirus podría provocar “hambrunas de proporciones bíblicas”.

La cuarentena por coronavirus viene causando estragos en algunos sectores más pobres de la periferie de la capital de la región Huánuco. En zonas del pueblo joven Las Moras, es penoso ver a personas en las puertas de sus casas con espacios poco menos de 60 metros cuadrados, buscando distraerse en algo y guardando esperanza que alguien llegue con alguna ayuda.

En el día 60 de la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno, desde el alto de los cerros de Huánuco pareciera que todo transcurre con normalidad, pero no es así, ya que personas como Pedro Faustino Huaccho y  Agustín Cárdenas, (dirigentes del AA.HH Jorge Chávez 2da etapa, Las Moras) tienen que caminar hasta la ciudad para conseguir donativos de las tiendas comerciales. Ambos, tienen la tarea de conseguir víveres para abastecer la olla común que a diario realizan en las afueras del local comunal.

Los 150 vecinos que aún se han quedado en el AA. HH. Jorge Chávez (segunda etapa), uno de los barrios más pobres y más alejados de la ciudad de Huánuco, desde hace un mes han decido cocinar con ramas y hojas secas de arbustos, pues ya la mayoría ya no tiene gas y tampoco tienen alimentos.

“Los que éramos peones de la construcción, personal de cocina, de limpieza, cuidadores, vendedores y ambulantes nos hemos quedado sin empleo de un día para otro debido al coronavirus. En cambio, los que aún tienen ingresos son los que manejan bajaj”, cuenta Faustino Huaccho, al mismo tiempo de pedir a las autoridades la creación de un comedor popular en su zona.

Para la activación del comedor popular piden al municipio provincial la dotación de una cocina industrial y un balón de gas.

También, la paralización de la economía ha ocasionado que en este lugar la población se reduzca de 350 a 150, pues la mayoría ha optado por regresar a sus lugares de origen, como son las provincias de Yarowilca, Pachitea, Lauricocha y Dos de Mayo.

Advertisement

A este problema de hambre, según cuenta el dirigente Agustín Cárdenas se suma el problema de la sed y la falta de higiene, pues desde hace diez meses no tienen agua potable y es debido a que la cisterna que los abastecía volcó sobre una casa y mato a una joven de 18 años. El accidente de tránsito ocurrió en el asentamiento humano ampliación Leoncio Prado 1, en Las Moras, el 18 de junio del 2019. Desde entonces se abastecen de agua no potable por dos veces a la semana. “Al no consumir agua potable estamos poniendo en riesgo nuestra salud y la de nuestros niños”, dice Agustín a quien se le nota la tristeza en los ojos.

pueblo joven Las Moras

En esta fotografía se puede observar a Fausta, quien a su avanzada tiene que preocuparse por llevar comida a sus cuatro menores hijos y es que, su esposo se encuentra en prisión y ella ha perdido sus trabajo desde el inicio de la cuarentena.

Conforme pasan los días y la falta de certeza de la situación que vivimos genera incertidumbre.

En la práctica, se diría que más de la mitad de los habitantes respeta la cuarentena; los otros salen para buscar algo de comer, o intentar trabajar un poco y ganar un ingreso mínimo, para sobrevivir.

Advertisement

Leer Anterior

MUNICIPALIDAD DE AMARILIS: NUEVO HORARIO PARA SACAR LA BASURA

Leer Siguiente

DIRECCIÓN REGIONAL DE SALUD HUÁNUCO: PASOS PARA UN BUEN LAVADO DE MANOS

RSS
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share
Telegram
Tiktok