Dictan cadena perpetua por violar y embarazar a su sobrina de 13 años

Fide Feliciano Chávez Huaranga (39) fue condenado a la máxima penal de cadena perpetua, tras ser hallado culpable del delito contra la libertad sexual en la modalidad de violación sexual en agravio de su sobrina de 13 años, quien producto de la agresión sexual quedó embarazada y alumbró a una niña que este 29 de octubre cumplirá dos años de vida.

Asimismo, los magistrados del Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de Huánuco, por unanimidad ordenaron el pago de seis mil soles por concepto de reparación civil a favor de la menor que a la fecha vive con sus padres y su hija de nombre Abigail Victoria.

HECHOS. A fines del 2017 cuando la menor tenía 13 años, Feliciano fue a vivir al barrio San Cristóbal, distrito de Obas, provincia de Yarowilca, departamento de Huánuco. La casa construida de tapial y paja, era de un solo ambiente y estaba ubicado a unos cinco metros de la vivienda de su hermano César, quien vivía con su esposa y cuatro de sus cinco hijos.

Debido que Fide tenía un pequeño televisor, sus sobrinas después de cumplir sus quehaceres en las noches iban a ver el programa “Esto es Guerra”. Todo estaba bien, hasta que, en febrero del 2018 la menor fue sola, porque su hermanita estaba jugando y es donde su tío al verla indefensa e inocente la hizo recostar sobre su cama para luego bajarle el buzo e imponiendo su fuerza la agredió sexualmente. La niña no contó a sus padres por temor a ser castigada.

Después de esa noche, la agraviada no quería ir a la casa de su tío, pero debido que su hermanita quería ver el programa, su mamá pedía que vaya y esto era aprovechado por su tío para seguir abusando, hasta embarazarla. La escolar, dijo que la última vez que su tío la atacó sexualmente, fue en agosto del 2018 cuando ya estaba gestando. Ocurrió cuando estaba pastando sus vacas y chanchos en el lugar denominado Shancay, jurisdicción del distrito de Obas.

DENUNCIA. Al ver que la alumna del segundo grado de educación secundaria presentaba cambios en su cuerpo, el director de la Institución Educativa Inca Pachacutec de Obas, reportó el caso al Centro de Emergencia Mujer (CEM) y junto a la encargada, la trasladaron al centro de salud, donde al ser evaluada por personal de salud descubrieron que estaba embarazada.

Al enterarse que su sobrina estaba en la posta, Feliciano Chávez Huaranga, huyó por las alturas del poblado de Patupampa, distrito de La Unión, provincia de Dos de Mayo. Luego personal de salud y el CEM reportó el caso a la fiscalía de Yarowilca, cuya fiscal Ena Bravo Rivera dispuso iniciar investigación preparatoria, formuló acusación y logró la sentencia contra Chávez Huaranga, quien fue capturado en diciembre del 2018,luego trasladado al penal de Potracancha, donde jamás volverá a salir si la Sala Penal de Apelaciones confirma la resolución 3 emitida en pleno estado de emergencia.

AGRESOR. En el juicio oral, Feliciano Chávez, quien es padre de dos hijos, guardó silencio y no quiso hablar del delito que cometió, pero a nivel de la fiscalía cuando fue interrogado, dijo que las relaciones sexuales que tuvo con su sobrina eran consentidas. Entre otras refirió: “aceptó que es mi error haberla faltado el respeto a mi sobrina, me arrepiento obligar a tener relaciones”.

Y sobre la niña que nació el 29 de octubre del 2018 producto del abuso sexual que sometió a su sobrina de 13 años, el depravado dijo: “si, conscientemente, digo que es mío”. Asimismo, el examen de ADN probó científicamente que la bebé que alumbró la menor agraviada, era su hija.

La psicóloga que examinó a la menor en la entrevista única concluyó que la agraviada presenta afectación psicológica por lo que debe recibir terapias.

Advertisement

Leer Anterior

Esposos y su menor hija murieron junto a otras dos personas en minivan aplastado por una roca

Leer Siguiente

Trabajador del Inpe que intentó ingresar celular al penal escondido en su zapato fue encarcelado