¿Quieres hijos sanos y exitosos? Invierte tu tiempo

Educar, alimentar y darles un lugar donde vivir a nuestros hijos es parte de nuestra responsabilidad como padres, pero solo invirtiendo tiempo en la crianza de ellos, hará que de adultos sean exitosos y saludables.

Durante una entrevista concedida al programa Educar en Familia de Andina TV on line, la sicóloga clínica, Bertha Gálvez, aseguró que dar tiempo a nuestros hijos es sembrar. Cuando los papás y las mamás damos tiempo a nuestros hijos logramos que “toda su vida se sientan amados, comprendidos y fortalecidos”.
“Te das cuenta que el tiempo es la manera más efectiva de criar a nuestros hijos. Ellos, desde pequeños, van evaluando que tanto los quieres y cuando son grandes, si les has dado tiempo, y les preguntas su opinión, con seguridad te dirán que siempre se sintieron seguros, amados y escuchados”, resaltó.
Por ello, insistió la especialista, el secreto de una crianza adecuada está en darles a nuestros hijos tiempo para escucharlos, jugar, motivarlos y comprenderlos.

Reconocer 

De otro lado, Bertha Gálvez dijo que también es importante que los papás reconozcamos qué tipo de crianza hemos tenido y cuál es la que debemos dar a nuestros hijos.
“Es importante entonces que los padres nos conectemos con nuestros sentimientos, si hemos sido abusados, maltratados, sin cariño o sino no me he sentido respetada, porque probablemente eso es lo que voy a hacer con mis hijos”, anotó.
Sostuvo que cuando un papá reconoce sus emociones y las del menor, mejora mucho la posibilidad de tender puentes de crianza más efectivos.

Por ejemplo, refirió, cuando el niño tiene una rabieta lo que normalmente hacemos los padres es distraerlo para que no siga molestando; sin embargo, deberíamos preguntarle por qué actúa así, y comprenderlo.
“No solo hay que decirles a los hijos no, sino por qué no deben hacer o decir tal o cual cosa. No solo decirles qué no se hace, sino agregarle valores a ello”, subrayó.

Emociones

Finalmente, explicó que a los hijos debemos enseñarles que todas las emociones son buenas, pero que los comportamientos son malos. A modo de ejemplo explicó que la ira me enseña a luchar por mis derechos, por algo justo, pero si agredo, destruyo o insulto, ese comportamiento está mal.
Fuente: Andina

Leer Anterior

Año Nuevo: ¿Recuerdas cómo se celebraba en Perú el siglo pasado?

Leer Siguiente

31.12.2019