Retos y oportunidades que genera el comercio electrónico

Un mercado en plena expansión
Las denominadas dark stores o tiendas oscuras se constituyen en el nuevo modelo de comercio electrónico en el país. Estas iniciativas se suman a otras similares, como las ghost chicken, que han sabido capear el temporal y posicionarse como una alternativa eficiente y muy económica en una coyuntura como la que estamos atravesando.

En los meses en que parte importante del país estuvo en cuarentena total, las calles de las ciudades estuvieron prácticamente vacías. Por ejemplo, en abril del año pasado, el índice Nacional del Flujo Vehicular en las unidades de peaje disminuyó en un 69.7%. señala informe publicado en el Diario El Peruano.

En este escenario, el rubro de transporte en el Perú se enfrentó a calles despejadas, lo que les permitió lograr una rapidez inédita en sus desplazamientos. El comercio electrónico, que enfrentaba una sobredemanda nunca vista, experimentó una gran reducción en sus tiempos de entrega, uno de sus temas más críticos.

De acuerdo con un estudio elaborado por Beetrack, compañía de tecnología asociada a logística de última milla, en marzo (mes en que se iniciaron las cuarentenas obligatorias) y abril, los tiempos de despacho en nuestro país se redujeron de un promedio de aproximadamente 50 minutos (registrados en diciembre de 2019), a un rango entre 25 y 30 minutos. Este fenómeno continuó en los siguientes meses de encierro, sin embargo, al flexibilizarse las restricciones, el 2020 cerró con un promedio de aproximadamente 43 minutos.

Eficiencia

Esta reducción de los tiempos de espera se da en un contexto de crecimiento de las compras por e-commerce que no se había observado antes y que se refleja en el aumento de los despachos.

La comparación cada mes de la actividad del sector arroja que en julio se registró el crecimiento más alto en número de órdenes de despacho procesadas desde Beetrack en el Perú con un 176% más, en comparación con enero del 2020.

“En principio, la reducción del flujo vehicular permitió que las calles fueran más expeditas y eso benefició la rapidez de los despachos. Sin embargo, había que pensar cómo afrontar una demanda en el futuro cercano que nunca volvería a los niveles prepandemia. La clave más clara fue concentrarse en la eficiencia, la cual se ha abordado desde distintos ángulos, tanto tecnológicos como estratégicos”, explicó el CEO de Beetrack, Sebastián Ojeda.

El ejecutivo afirma que las empresas han incorporado tecnología de optimización de rutas para hacer más eficiente las entregas y también se ha elevado el estándar de eficiencia de las operaciones logísticas.

“Las compañías llevaron al límite la capacidad de distribución para cubrir la demanda. Esto quiere decir que la cantidad de pedidos que lleva un camión aumentó. Al crecer la demanda de despachos, esta geográficamente se concentra. La concentración favorece rutas más compactas y con distancias menores”, comenta.

Dark stores 

Es en este contexto donde tomó fuerza la llegada de las dark stores (tiendas oscuras), puntos de venta minorista o centros de distribución dedicadas exclusivamente a las compras en línea, que también han sido un factor clave en la reducción de los tiempos de entrega.

“Estos modelos de tiendas ofrecen una mayor cercanía de los puntos de almacenaje y distribución con los sectores de mayor demanda del e-commerce”, dijo Ojeda.

Agregó, asimismo, que al instalarse en lugares estratégicos dentro de las ciudades, permiten acortar las distancias entre los productos y los consumidores finales, lo cual se traduce en una mayor inmediatez y eficiencia en la última milla.

Prevé que la tendencia al alza podría continuar este 2021, pues consideran que se mantendrá como uno de los focos importantes del sector.

“Vemos que los canales de compra online han alcanzado un nivel de demanda alto y constante que no tendrá vuelta atrás”, dijo.

Subrayó que el 2020 significó un nivel de penetración que solo se proyectaba hasta dentro de varios años más y que ha estado marcado por el ingreso de nuevos consumidores.

“El gran desafío para este año que comienza es consolidar esta tendencia y para ello es clave ofrecer una excelente experiencia al cliente, que tenga como pilares la eficiencia y la información. En este objetivo, el uso de la tecnología es fundamental”, precisó el ejecutivo.

Impulso a las mype 

No obstante, el notable crecimiento que ha registrado el comercio electrónico el año pasado, debido básicamente a la implementación de medidas sanitarias para combatir el covid-19, todavía hay micro y pequeñas empresas (mype) que no han podido implementar sistemas de e-commerce, afirmó el presidente de la Cámara Peruana de Comercio Exterior (Capece), Helmut Cáceda.

“Por parte de las grandes empresas se observa una notable evolución en cuanto al desarrollo del comercio electrónico. Queda claro que, en realidad, no estábamos preparados para afrontar esta situación, sin embargo, estas compañías pudieron adaptarse y mejorar sus sistemas. Las mypes también lo hicieron, aunque con algunas limitaciones, por lo que es necesario ayudarlas a desarrollar el comercio electrónico en sus negocios”, comentó.

Logística 

Si bien el comercio electrónico ha sido uno de los sectores más beneficiados el año pasado, la conveniencia en la entrega continuará siendo uno de los principales retos en este 2021. Para poder superar este desafío, tanto los retailers como los operadores logísticos invertirán una suma considerable para poder potenciar sus operaciones.

El CEO de First Courrier, José Salazar, sostuvo que la logística de última milla ha sido preponderante en el 2020, pues creció 150%, una de las tasas más altas en la región.

Entre los productos que han tenido mayor movimiento se encuentran alimentos, insumos para el hogar, protección sanitaria y entretenimiento.

Sobresale también el rubro home office y las clases virtuales. Además, la industria informática creció significativamente. Por ejemplo, se empezaron a adquirir masivamente laptops, celulares, impresoras, periféricos, entre otros productos tecnológicos.

El ejecutivo sostuvo que cuando la pandemia llegó, la logística de última milla en el Perú estaba en una etapa de crecimiento y consolidación. Sin embargo, debido al crecimiento exponencial de e-commerce se hicieron visibles muchas de sus falencias, porque se saturaron las entregas.

Actualmente, se han perfeccionado los métodos de reparto (tiempos) y se implementaron los protocolos de bioseguridad y entrega segura, a fin de evitar un posible contagio.

//Andina.

Advertisement

Leer Anterior

Fiscal de la Nación inicio investigación a Martín Vizcarra por vacunas

Leer Siguiente

Liga de Campeones: Barcelona con Messi desatado espera al PSG