Cuatro casos de las Pruebas Rápidas para la Covid-19 en Huánuco

Por Raúl Oviedo*

CASO 1 PANAO

El 22 de abril una familia de 7 miembros da positivo, de entre ellos, un menor de 1 año y una adulta mayor de 87 años. Tras 14 días de cuarentena, el párvulo y la “mamanchi” (así llaman a las abuelas en Pachitea) y el resto de positivos, no mostraron ningún síntoma.

Por las características del virus, las personas de la tercera edad son los más vulnerables y el peligro es mayor.

Había temor o quizás expectativa por la suerte de la señora de la tercera edad, pero no pasó absolutamente nada. En todo caso, el Corona Virus siguió de largo.

A este paso, las conjeturas no se hicieron esperar, o la “mamanchi” es muy fuerte y tiene sus defensas bien puestas o la prueba no es certera.

 CASO 2 LIMA

Una pareja joven está en la cola para abordar el bus que los traerá a Huánuco. Se observan los protocolos de protección, aplicar la prueba rápida a todos, es uno de ellos. Si hay alguien positivo, se queda.

Se acerca ella y da positivo, va su pareja con quien hace vida en común y da negativo. Ella no puede viajar, tiene que hacer su cuarentena. Deciden quedarse en Lima, a pesar de las limitaciones. ¿Cómo es posible esto?, comen juntos, duermen juntos, a ella le toca y a él, no. Algo no está bien.

CASO 3 UCAYALI

Sucede en Pucallpa. Es joven, no pasa de los 25. La apendicitis lo ha puesto en situación crítica, su familia vive en Acomayo y es trasladado a Huánuco. Antes de salir, la “bendita” prueba rápida. Da positivo. Llega a Acomayo y se arma el cuchicheo. Al contagiado se le mira como un apestado o un leproso. La familia ruge para defenderlo del descrédito. Ya en el hospital de Contingencia, le realizan la Prueba Molecular y sí, da negativo. Otra vez la Prueba Rápida se equivoca. Proceden con la operación sin inconvenientes.

CASO 4 NUEVAMENTE PANAO

Una dama con antecedentes de infecciones bronquiales, es conducida por su familia al Centro de Salud de Panao. El personal de Atención Diferenciada procede con la Prueba Rápida, da positivo y por las fiebres y dificultad al respirar es referida al hospital Covid de Santa María del Valle.

Mientras tanto, el resto de su familia, seis, para ser exactos se someten a la Prueba Rápida y que creen, todos negativos, a pesar de la cercanía cotidiana con la “contagiada”

El 11 de junio, la fémina perdió la vida e inmediatamente fue enterrada. Sin despedidas, sin velatorio, sin el “pichgay” de rigor como manda la costumbre.

Finalmente, la familia sigue sin entender cómo demonios, el virus fue agresivo con ella y con ninguno más, aún cuando los padres de la occisa son de la tercera edad.

La familia en su desconcierto por esta repentina muerte se pregunta si el hospital Covid del Valle le devolverá el colchón anti escaras que le hicieron comprar y si al fin aparecerá el celular que la paciente utilizaba para comunicarse con los suyos, en la recta final de su existencia.

¿Ayudan realmente las Pruebas Rápidas?

*Tomado del Facebook de Raul Oviedo (Radio Miraflores 100.5 FM – Pachitea)

Leer Anterior

EsSalud Huánuco requiere un hospital de construcción rápida para paciente Covid ante colapso de actual nosocomio

Leer Siguiente

OFICINA REGIONAL DE DEFENSA CIVIL: LA PREVENCIÓN ES RESPONSABILIDAD DE TODOS