Construcción del hospital regional está retrasada en 52.59% según la supervisión

Luego que el gobernador regional Juan Alvarado reveló que la construcción del hospital regional está en riesgo de una recesión de contrato con la constructora (Obrainsa – Joca), a causa de fallas en la supervisión, así como retrasos injustificados en la ejecución; los responsables de los trabajos de supervisión a cargo de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán (Unheval), elevaron un informe al rector de esa casa de estudios, Reynaldo Ostos Miraval, en el que confirman inconvenientes no solo por culpa de la empresa contratista, sino también del Gobierno Regional de Huánuco (Gorehco).

El 21 de este mes, el gerente de supervisión, Jorge Zevallos Huaranga, elevó ante Ostos Miraval, el informe del jefe de supervisión de la obra Leonel Maccha Gonzales, sobre el ‘Mejoramiento de la capacidad resolutiva de los servicios del hospital regional Hermilio Valdizan de Huánuco nivel III-1’, dando a conocer que presentaron al Gorehco, en la gestión de Rubén Alva, informes semanales y mensuales dando a conocer de manera oportuna los avances ejecutados acumulados y su comparación con los avances programados acumulados del calendario vigente de la obra.

Además, manifiesta que alertaron y solicitaron a la institución para que en su condición de entidad contratante tome las acciones pertinentes respecto a los retrasos que se venía produciendo en la obra.

 

Retraso crítico

En el documento, destaca el informe enviado al Gorehco el 16 de enero de este año, dando cuenta que debido a que la obra se encuentra con un calendario actualizado por la ampliación del plazo n° 08, la supervisión realizó el control de los avances acumulados, al 31 de diciembre del 2018.

Los resultados de este control dan cuenta que el avance ejecutado acumulado corresponde al 24.27% frente a un 51.19% del programado acumulado, “es decir con un retraso de 52.59% con respecto al programado”.

Indica el escrito que habían solicitado la presentación de un nuevo CAAO (Calendario Acelerado de Avance de Obra), que fue presentado por el contratista, pero en lugar de acelerar los trabajos en los meses siguientes al del atraso, los desaceleró; lo que fue observado por la supervisión y sugiere a la entidad para que lo dé como no presentado y active la causal para intervención económica o resolución del contrato con la constructora.

Un informe similar con fecha 20 de diciembre 2018, correspondiente a los trabajos de noviembre 2018, reportó que el avance de la obra se encontraba en condición crítica ya que el avance acumulado representaba el 51.26% del programado acumulado, cuando el mínimo, para considerar se en condición normal, debió alcanzar el 80%.

Así, los supervisores dieron cuenta constante al Gorehco de los retrasos. En un informe semanal del 27 de agosto al 2 de setiembre 2018, hicieron lo propio indicando que al culminar agosto, la obra se encontraba atrasada en 35.30%.

Además indican que desde abril del año pasado registraron observaciones de los retrasos en el cuaderno de obra por causas imputables al contratista; sin embargo, el gobierno regional no respondió oportunamente y por ello resaltan que en parte es por culpa de la entidad, toda vez que las consultas realizadas no fueron absueltas en su momento, además, las mismas están originando variaciones de obra (adicionales y deductivos ) que aun no se aprueban, por lo que existen indefiniciones.

 

Supervisión por convenio

La supervisión de la obra fue encargada la Unheval a través de un convenio 007-2015. Sobre el particular, el rector de la Unheval, Reynaldo Ostos Miraval, refirió que el trabajo de supervisión está dentro de lo previsto de acuerdo al informe que recibió de parte del jefe de supervisión. Confirmó que hicieron observaciones a la constructora por incumplimientos.

Indicó que constantemente elevaron los informes semanales y mensuales al gobierno regional en el que se hace notar que la constructora bajó el ritmo del trabajo, lo que es una preocupación.

Anunció que loa siguiente semana sostendrá una reunión con el gobernador regional Juan Alvarado, en el que hablarán temas de la universidad y obras del gobierno regional.

 

Un poco de historia

El consorcio Obrainsa-Joca se adjudicó la buena pro para construir con S/ 162 256 602.55 la nueva infraestructura hospitalaria, en el proceso de selección que realizó el Organismo de Estados Iberamericanos (OEI).

Los trabajos iniciaron en junio del 2017, pero paralizaron 42 días después, el 22 de julio, al encontrar filtraciones de agua a once metros de profundidad, cuando excavaban para las bases de la edificación.

Después de más de 170 días de paralizado, el 19 de enero del 2018 la obra fue reiniciada, tras aprobarse el presupuesto del adicional deductivo por S/2 689 351.53, lo que se suma al presupuesto inicial, haciendo un total de S/164 946 014.08.

Según los avances, la obra sería culminada para fines de este año, para luego continuar con la segunda parte que es el equipamiento que sería en el 2020.

 

ALGO MAS

El consorcio Obrainsa – Jopca está conformado por las empresas Obras de Ingeniería S.A. y Joca Ingeniería y Construcciones S.A.

Advertisement

Leer Anterior

La tarde azulgrana será frente al Sport Boys del Callao

Leer Siguiente

Alcalde provincial ganará S/ 9750 y regidores S/ 2925